fbpx

Primer centro de medicina integral para la mujer en Honduras

Category

Uncategorized

La enfermedad del hígado graso es una enfermedad caracterizada por la acumulación de grasa en el hígado. Hay dos tipos principales de enfermedad del hígado graso:

  • Enfermedad no alcohólica del hígado graso
  • Enfermedad alcohólica del hígado graso (también llamada esteatohepatitis alcohólica)

Ambos tipos de enfermedad del hígado graso se diagnostican cuando la grasa constituye al menos el 10% del hígado, pero la causa de la acumulación de grasa es diferente para cada tipo.

Causas de la Enfermedad de Hígado Graso

La causa de la enfermedad del hígado graso alcohólico es la ingesta crónica y abusiva de alcohol. The Liver Foundation sugiere consumir no más de 14 bebidas a la semana para hombres y 7 bebidas a la semana para mujeres. La ingesta de mayores cantidades puede causar que se acumule grasa en el hígado.

El tratamiento para la enfermedad del hígado graso alcohólico es bastante simple: dejar de beber alcohol. Los estudios confirman que la interrupción del consumo de alcohol puede revertir la enfermedad del hígado graso alcohólico.

Sin embargo, la causa y el tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico no son tan evidentes. Esto se debe a que muchos factores diferentes (además de la ingesta de alcohol) pueden causar la acumulación de grasa en el hígado.

La verdad sobre la enfermedad del hígado graso no alcohólico

La enfermedad del hígado graso no alcohólico afecta al 20-30% de las poblaciones adultas en los países desarrollados, pero los mecanismos subyacentes a su causa se entienden de manera incompleta. A pesar de esto, podemos tomar algunas pistas de otras enfermedades comunes para descubrir por qué sucede esto.

En estudios epidemiológicos que incluyeron personas con diabetes tipo 2, del 62 al 69% de ellos también tenían enfermedad del hígado graso no alcohólico. Otro estudio encontró que el 50% de los pacientes con dislipidemia (niveles de colesterol anormalmente elevados) tenían enfermedad del hígado graso no alcohólico.

La obesidad, el síndrome metabólico y la enfermedad cardíaca también están estrechamente relacionados con la enfermedad del hígado graso no alcohólico. De hecho, la causa más común de muerte para los pacientes con enfermedad de hígado graso no alcohólico es la enfermedad cardíaca.

Lo que es aún más intrigante es que la obesidad, la diabetes tipo 2, las enfermedades cardíacas, la dislipidemia y el síndrome metabólico también están íntimamente relacionados. Esto se debe a que todos pueden ser causados ​​por una combinación de estilo de vida, genética y problemas de salud intestinal. Los científicos creen que lo mismo es cierto para la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

¿Qué causa la enfermedad del hígado graso no alcohólico?

Los mecanismos exactos que causan la enfermedad del hígado graso no alcohólico no se comprenden completamente, pero sabemos con certeza que el estilo de vida, la genética y los problemas de salud intestinal juegan un papel importante.

1. Estilo de vida: comer demasiado y hacer muy poco ejercicio

La resistencia a la insulina es un efecto secundario común de comer demasiado y hacer muy poco ejercicio, y es una de las principales razones por las que se acumula grasa en el hígado. En todo el cuerpo, la resistencia a la insulina provoca la liberación de ácidos grasos de las células grasas y la acumulación de azúcar en la sangre. El exceso de ácidos grasos y azúcar (de la sangre y la dieta) ingresa al hígado donde se convierten en grasa y se almacenan.

Mientras el hígado, los músculos y las células adiposas sean resistentes a la insulina, el azúcar continuará acumulándose en la sangre y la grasa continuará acumulándose en el hígado. Este círculo vicioso de resistencia a la insulina y acumulación de grasa en el hígado es causado por comer demasiado y hacer muy poco ejercicio.

La sobrealimentación de grasa y azúcar llena las células de energía hasta el punto en que ya no responden a la insulina. El hígado recibe el exceso de grasa y azúcar y tiene que almacenarlo para salvar al cuerpo de los efectos perjudiciales de tener demasiada grasa y azúcar en la sangre.

La forma más rápida de aumentar la acumulación de grasa en el hígado es sobrealimentando los carbohidratos. La fructosa, especialmente, conducirá a la mayor acumulación de grasa en el hígado.

Tener un estilo de vida sedentario también hará que sus células sean menos sensibles a la insulina. De hecho, los estudios muestran que sentarse 2 horas después de comer puede afectar la sensibilidad a la insulina y aumentar los niveles de azúcar en la sangre. Imagine lo que le sucede cuando pasa la mayor parte de su tiempo sentado y la mayoría de sus comidas consisten en una cantidad abrumadora de carbohidratos y grasas.

Es por eso que muchos investigadores están de acuerdo en que mejorar la sensibilidad a la insulina es una estrategia clave en el tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Sin embargo, hay un pequeño subconjunto de personas que pueden contraer la enfermedad del hígado graso no alcohólico sin mostrar signos de resistencia a la insulina.

2. Genética – Variantes genéticas, género y etnia

Como muchas enfermedades comunes, la enfermedad del hígado graso no alcohólico es poligénica. Esto significa que la interacción de muchas variantes genéticas diferentes puede hacer que alguien sea más susceptible a tener un hígado graso.

Una variante genética, en particular, que se llama PNPLA3 I148M está asociada con el desarrollo de enfermedad del hígado graso no alcohólico sin la presencia de obesidad, diabetes, dislipidemia o resistencia a la insulina.

Sin embargo, solo porque tenga el gen no significa que tendrá la enfermedad. Por ejemplo, la variante del gen PNPLA3 I148M solo conducirá a la progresión de la enfermedad en combinación con abuso de alcohol, dieta poco saludable, altos niveles de consumo de fructosa, inactividad o infección viral.

El hecho de que la enfermedad del hígado graso no alcohólico tenga una base poligénica también nos proporciona una posible explicación de por qué la enfermedad del hígado graso no alcohólico tiende a encontrarse en miembros de la misma familia. Es por eso que es de suma importancia desarrollar hábitos de vida saludables si sus padres y abuelos tuvieron enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Otros factores genéticos, como su género y etnia, también afectan su probabilidad de desarrollar la enfermedad del hígado graso. Aunque los estudios más antiguos encontraron que las mujeres tenían un mayor riesgo de enfermedad del hígado graso, los estudios actuales encontraron que es más frecuente en los hombres.

Los científicos postulan que esto se debe a la diferencia hormonal y a la distribución de grasa entre hombres y mujeres. Los hombres tienden a almacenar más grasa cerca de sus órganos, que es un tipo de grasa que es más inflamatoria. Esto aumenta el riesgo de muchas enfermedades comunes como enfermedades cardíacas, diabetes y enfermedad del hígado graso no alcohólico. Las mujeres, por otro lado, tienden a acumular grasa en sus caderas y muslos, lo que es mucho menos inflamatorio.

En lo que respecta a la etnicidad, los estudios han encontrado que los afroamericanos tienen menor riesgo de enfermedad del hígado graso no alcohólico, a pesar de tener un mayor riesgo de diabetes tipo 2. Una vez más, se cree que esto se debe al hecho de que tienden a almacenar grasa lejos de sus órganos.

Por el contrario, los asiáticos y los hispanos parecen tener mayor riesgo de enfermedad del hígado graso no alcohólico. Los investigadores piensan que esto se debe a que tienden a almacenar grasa cerca de sus órganos más que otras etnias.

3. Problemas de salud intestinal: su microbioma y enfermedad del hígado graso no alcohólico

Su microbioma está hecho de 100 billones de bacterias que recubren su intestino. Los tipos de bacterias que proliferan o perecen tienen un impacto sustancial en su salud, especialmente en la salud de su hígado.

Los estudios realizados en el microbioma de pacientes obesos encontraron que tenían una abundancia reducida de un tipo de bacteria llamada Bacteroidetes y una abundancia aumentada de otra bacteria llamada Firmicutes. Esta proporción de Bacteroidetes a Firmicutes condujo a un aumento en la absorción de lipopolisacáridos.

¿Qué son los lipopolisacáridos? Son un componente de la membrana celular de bacterias gramnegativas como Bacteroidetes. Sin embargo, no son tan inofensivos como parecen.

Los lipopolisacáridos son endotoxinas que desencadenan una respuesta inflamatoria potente en el cuerpo. Esta respuesta contribuye directamente a la resistencia a la insulina en el hígado y la obesidad.

Aunque el microbioma de cada persona es único, la dieta tiene una gran influencia. Más específicamente, una dieta alta en azúcar y alta en grasas.

Este tipo de dieta reduce la diversidad del microbioma, favoreciendo un aumento en la relación Firmicutes a Bacteroidetes en el intestino. El resultado será un perfil de microbiota que favorece el desarrollo de obesidad y enfermedad del hígado graso.

El aumento en la absorción de lipopolisacáridos causado por una dieta pobre y un microbioma que causa obesidad puede alterar el hígado tanto que la enfermedad del hígado graso no alcohólico progresa a esteatohepatitis no alcohólica.

Esteatohepatitis no alcohólica

Tener un poco de grasa extra en el hígado no causará ningún problema al 70-80% de las personas con enfermedad del hígado graso. Sin embargo, cuando la causa de esa acumulación de grasa empeora, puede conducir a la esteatohepatitis no alcohólica.

Esta forma de enfermedad del hígado graso afecta al 20-30% de los pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico, y ocurre cuando la acumulación de grasa en el hígado conduce a una inflamación que puede provocar daños en las células del hígado.

No todas las personas con un hígado graso eventualmente desarrollarán esteatohepatitis no alcohólica. Muchos factores determinan si el hígado graso provocará daño hepático, incluidos:

  • Estrés oxidativo
  • Anomalías mitocondriales
  • Alteración hormonal
  • Lipotoxicidad

El aumento de la inflamación puede empeorar el curso de la enfermedad

Para simplificar estos términos complejos, la enfermedad del hígado graso va de mal en peor cuando continúa el estilo de vida y el microbioma que causó la acumulación de grasa en el hígado. Sabemos con certeza (gracias a muchos estudios) que el consumo excesivo de calorías, el consumo excesivo de fructosa y un estilo de vida sedentario hacen que la grasa se acumule en el hígado y en otras partes del cuerpo.

Las células grasas eventualmente se sobrecargan y comienzan a secretar citocinas inflamatorias. Estas citocinas inflamatorias aumentan los niveles de inflamación y hacen que se acumulen especies reactivas de oxígeno (estrés oxidativo). A medida que continúan las malas elecciones de estilo de vida, se acumula tanta grasa en el hígado que conduce a la lipotoxicidad (acumulación de grasa en las células no grasas). La combinación de lipotoxicidad y estrés oxidativo puede causar alteraciones hormonales y daño hepático.

Mientras tanto, en el intestino, el estilo de vida que promueve el hígado graso cambia el microbioma. Esto aumenta la inflamación, el estrés oxidativo y la absorción de lipopolisacáridos, lo que causa más daño hepático.

Tener ciertas mutaciones genéticas también puede aumentar el riesgo de desarrollar esteatohepatitis no alcohólica. Por ejemplo, los portadores de la variante del gen PNPLA3 I148M y la variante TM6SF2 E167K parecen tener un mayor riesgo de esteatohepatitis no alcohólica.

Sin embargo, incluso si tiene variantes genéticas específicas que aumentan sus posibilidades de enfermedad del hígado graso y daño hepático, no está condenado a contraer esteatohepatitis no alcohólica. Esto se debe a que, como la diabetes tipo 2, la obesidad y las enfermedades cardíacas, la enfermedad del hígado graso es reversible. Además, hay noticias aún mejores: la diabetes tipo 2, la obesidad, las enfermedades cardíacas y las enfermedades del hígado graso se pueden revertir con los mismos cambios en el estilo de vida.

La enfermedad de hígado graso puede revertirse si se trata a tiempo. Recuerde que se trata de una identidad que no causa síntomas, por lo que es recomendable que consulte a un especialista si tiene antecedentes familiares y lleva un estilo de vida sedentario o una dieta no saludable. Nuestra clínica cuenta con los especialistas para poder ayudarle.

Referencias

The diagnosis and management of non-alcoholic fatty liver disease: Practice Guideline by the American Association for the Study of Liver Diseases, American College of Gastroenterology, and the American Gastroenterological Association — Wiley Online Library

Non-alcoholic fatty liver disease: an overview of prevalence, diagnosis, pathogenesis and treatment considerations — Clincial Science

The Natural History of Nonalcoholic Fatty Liver Disease: A Population-Based Cohort Study — Science Direct

New-found link between microbiota and obesity — NCBI

Association between composition of the human gastrointestinal microbiome and development of fatty liver with choline deficiency. — NCBI

Eubiosis and dysbiosis: the two sides of the microbiota. — NCBI

The Pathogenesis of Nonalcoholic Fatty Liver Disease: Interplay between Diet, Gut Microbiota, and Genetic Background — Hindawi

Effects of exercise training on intrahepatic lipid content in humans — Springer Link

En C-Mater Dei contamos con la más alta tecnología de última generación, salas de quirófano, laboratorio clínico, y un reconocido equipo de médicos especialistas y sub-especialistas en Cirugía General, Mastología, Oncología, Medicina Interna, Ginecología, Cardiología, Endocrinología, Nefrología, Patología y Radiología.

Para hacer una cita con un médico o para mayor información llámanos al: 2239-4809 o al 9950-4318.Image

La enfermedad de hígado graso no alcohólico es una patología en la cual se acumula un exceso de grasa en el hígado, lo que puede llevar a inflamación crónica y otras complicaciones.

Muchas personas que sufren diabetes, obesidad, insulino resistencia y otras enfermedades metabólicas también padecen enfermedad del hígado graso, ya que comparten los mismos factores causales.

La clave para interrumpir el círculo vicioso de la enfermedad del hígado graso antes de que dañe el hígado es el ejercicio y la dieta.

El tratamiento de la obesidad del hígado es similar al tratamiento de la obesidad del cuerpo. De hecho, muchos artículos científicos coinciden en que el tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico debe centrarse en controlar la diabetes, la obesidad, la resistencia a la insulina y la hiperlipidemia. Solo debemos centrarnos en tratar el hígado en personas con esteatohepatitis no alcohólica.

Esto significa que la mejor manera de revertir la enfermedad del hígado graso no alcohólico y prevenir el daño hepático es con una dieta que haya demostrado controlar la diabetes, la obesidad, la resistencia a la insulina y la hiperlipidemia.

¿Cuál es la mejor dieta y estilo de vida para reducir el hígado graso?

En una revisión de estudios sobre tratamientos para la enfermedad del hígado graso no alcohólico, los investigadores encontraron que la pérdida de peso conduce a una mejora sustancial en la enfermedad. La pérdida de peso del 3-5% mejora la enfermedad del hígado graso, pero para reducir la inflamación y el daño hepático, puede ser necesaria una pérdida de peso del 10%. Para lograr esto, los investigadores utilizaron la forma más conocida de promover la pérdida de peso: restricción calórica y ejercicio.

La actividad física por sí sola mejora la sensibilidad a la insulina y reduce la grasa en el hígado.

De hecho, un estudio mantuvo constante el peso corporal de sus sujetos mientras implementaban un programa de entrenamiento físico. Descubrieron que conduce a una clara disminución en la grasa del hígado.

Los cambios en la dieta y el estilo de vida pueden tener un impacto positivo en la enfermedad de hígado graso.

En estudios que combinan restricción calórica con ejercicio, los resultados son aún más prometedores. Por ejemplo, un estudio tomó veinticinco pacientes obesos con hígado graso y puso a quince de ellos en una dieta restringida en calorías y un programa de ejercicio durante 3 meses.

La dieta restringida en calorías se basó en una ingesta diaria de calorías en base al peso ideal del paciente en kilogramos multiplicada por 25 calorías, y el programa de ejercicio se describe como “caminar o trotar”.

Los investigadores encontraron que el “peso”, los datos bioquímicos sanguíneos del grupo de tratamiento, como los valores de aminotransferasa, albúmina, colinesterasa, colesterol total y glucosa en sangre en ayunas, y esteatosis (hígado graso) disminuyeron significativamente después del ensayo. En el grupo de control, no hubo diferencias significativas en los hallazgos clínicos e histológicos antes y después del ensayo.

Al parecer, esta es una excelente estrategia. Comer menos y moverse más, y podrá revertir la enfermedad del hígado graso. Muchos artículos de revisión sobre los tratamientos para la enfermedad del hígado graso no alcohólico también están de acuerdo con este principio simple, pero no están de acuerdo sobre qué tipo de ejercicio hacer.

Se han realizado muchos estudios sobre diferentes tipos de ejercicio y sus efectos sobre la enfermedad del hígado graso, pero no hay suficientes datos para llegar a una conclusión clara sobre lo que es mejor. Sin embargo, podemos afirmar que el mejor ejercicio es el que usted puede hacer.

Si usted sufre de hígado graso o cree que puede padecer esta enfermedad, recuerde que un enfoque multidisciplinario que incluya tratamiento nutricional y clínico puede ayudarle a superar esta dolencia. En nuestra clínica puede encontrar los mejores profesionales que le asistirán.

Referencias

Therapeutic effects of restricted diet and exercise in obese patients with fatty liver — Science Direct

Sitting for just a couple hours has measurable (and negative) health impact — PLOS

Non alcoholic fatty liver disease and metabolic syndrome — NCBI

Metabolic Endotoxemia Initiates Obesity and Insulin Resistance — Diabetes Journals

The Epidemiology of Nonalcoholic Fatty Liver Disease: A Global Perspective — Medscape

Treatment of Nonalcoholic Fatty Liver Disease: Where do we Stand? An Overview — NCBI

Physical activity as a treatment of non-alcoholic fatty liver disease: A systematic review — NCBI

En C-Mater Dei contamos con la más alta tecnología de última generación, salas de quirófano, laboratorio clínico, y un reconocido equipo de médicos especialistas y sub-especialistas en Cirugía General, Mastología, Oncología, Medicina Interna, Ginecología, Cardiología, Endocrinología, Nefrología, Patología y Radiología.

Para hacer una cita con un médico o para mayor información llámanos al: 2239-4809 o al 9950-4318.

La enfermedad de hígado graso no alcohólico es una consecuencia para muchas personas que llevan una dieta pobre, son sedentarias y tienen predisposición genética. Esta enfermedad es reversible si cambiamos el estilo de vida. El abordaje dietoterápico tradicional ha sido una dieta con restricción calórica. Sin embargo, actualmente la dieta cetogénica muestra excelentes resultados en el tratamiento de la enfermedad del hígado graso.

La pérdida de peso es esencial cuando se revierte la enfermedad del hígado graso no alcohólico, y una reducción aún mayor en la pérdida de peso es útil para los pacientes con esteatohepatitis no alcohólica (inflamación del hígado acompañada de acumulación grasa). Sin embargo, la mejor manera de lograr esta pérdida de peso no siempre es a través de la restricción calórica.

La dieta cetogénica ha demostrado en múltiples estudios que es más efectiva que una dieta restringida en calorías para revertir la diabetes tipo 2, la obesidad, las enfermedades cardíacas y la hiperlipidemia.

La salud intestinal es otra variable importante a considerar. Cuando muchas personas prueban por primera vez una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos, pueden centrarse en todas las carnes y quesos grasos que pueden comer y olvidarse de comer verduras. El consumo excesivo de grasa con muy poca fibra puede hacer que el microbioma intestinal cambie enormemente. Esto lleva a que se absorban más lipopolisacáridos y más inflamación en el cuerpo y el hígado.

La mejor dieta para la enfermedad del hígado graso

La dieta cetogénica es una buena opción para revertir la enfermedad del hígado graso, pero puede convertirla en la mejor dieta para el hígado graso siguiendo estas pautas:

1. Restrinja los carbohidratos al 5% de sus calorías diarias

Al hacer esto, reducirá en gran medida la probabilidad de que su hígado convierta el exceso de energía en grasa. También reducirá los niveles de insulina, azúcar en la sangre e inflamación que de otro modo causarían problemas hepáticos.

2. Coma alimentos ricos en fibra con cada comida

La forma más saludable de obtener más fibra es consumiendo vegetales bajos en carbohidratos. Mejorarán la salud intestinal, reducirán la absorción de lipopolisacáridos nocivos y mejorarán la salud de las células de todo el cuerpo.

3. Coma alimentos favorecedores de la función hepática

También puede agregar estos cinco alimentos a su dieta para ayudar a revertir la enfermedad del hígado graso:

Pescado graso

Dos o más porciones de pescado azul por semana pueden tener un efecto beneficioso sobre los lípidos en la sangre y pueden reducir la grasa del hígado. El salmón silvestre es uno de los pescados grasos más saludables que puede consumir.

Café regular sin azúcar filtrado

El café está asociado con una reducción de la severidad de la fibrosis en la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Nueces

Un puñado de nueces por día mejora las pruebas de función hepática. Se ha descubierto que las nueces, en particular, son una de los frutos secos más saludables para el hígado.

Aguacate

El consumo de aguacate se asocia con pérdida de peso y mejores pruebas hepáticas. Esto se debe principalmente a que los aguacates tienen una cantidad sustancial de grasas monoinsaturadas, fibra y antioxidantes.

Aceite de oliva

Este popular aceite mejora las pruebas de función hepática y ayuda a perder peso porque está cargado de antioxidantes y ácido oleico.

El abordaje dietario es un pilar fundamental de tratamiento en la enfermedad del hígado graso. Por este motivo recuerde consultar con un especialista en nutrición. Usted puede lograr el mejor asesoramiento profesional en nuestra Clínica de Diagnóstico y Tratamiento Mater Dei.

Referencias

The Epidemiology of Nonalcoholic Fatty Liver Disease: A Global Perspective — Medscape

Treatment of Nonalcoholic Fatty Liver Disease: Where do we Stand? An Overview — NCBI

Physical activity as a treatment of non-alcoholic fatty liver disease: A systematic review — NCBI

Long-term effects of a ketogenic diet in obese patients — NCBI

Profile of liver enzymes in non-alcoholic fatty liver disease in patients with impaired glucose tolerance and newly detected untreated type 2 diabetes — NCBI

The effects of low carbohydrate diets on liver function tests in nonalcoholic fatty liver disease: A systematic review and meta-analysis of clinical trials — NCBI

The Effect of a Low-Carbohydrate, Ketogenic Diet on Nonalcoholic Fatty Liver Disease: A Pilot Study — Springer Link

Insoluble Dietary Fiber from Pear Pomace Can Prevent High-Fat Diet-Induced Obesity in Rats Mainly by Improving the Structure of the Gut Microbiota — JMB

Oily fish, coffee and walnuts: Dietary treatment for nonalcoholic fatty liver disease — NCBI

Avocados Contain Potent Liver Protectants — Science Daily

En C-Mater Dei contamos con la más alta tecnología de última generación, salas de quirófano, laboratorio clínico, y un reconocido equipo de médicos especialistas y sub-especialistas en Cirugía General, Mastología, Oncología, Medicina Interna, Ginecología, Cardiología, Endocrinología, Nefrología, Patología y Radiología.

Para hacer una cita con un médico o para mayor información llámanos al: 2239-4809 o al 9950-4318.

La directriz NICE sobre el reconocimiento, la evaluación y el manejo de la enfermedad celíaca recomienda que las pruebas para la enfermedad celíaca se consideren en cualquier persona con densidad mineral ósea reducida u osteomalacia.

El riesgo de osteoporosis es mayor para aquellos que son diagnosticados con enfermedad celíaca tarde en la vida debido a la mala absorción crónica de calcio antes del diagnóstico.

El tratamiento es importante para evitar complicaciones de la osteoporosis, como fracturas. Existe evidencia de que el diagnóstico temprano y el manejo de la enfermedad celíaca en la infancia permite lograr una masa ósea normal.

La Sociedad Británica de Gastroenterología ha redactado una guía sobre la osteoporosis en personas con enfermedad celíaca.

¿Quién está en riesgo de osteoporosis?

Existen muchos factores de riesgo para la osteoporosis, incluidos los trastornos endócrinos, metabólicos y nutricionales, así como algunos medicamentos recetados. La siguiente lista describe los factores asociados con un mayor riesgo:

Género: las mujeres tienen una densidad ósea mucho menor que los hombres

Raza: los caucásicos y las personas de origen asiático están en mayor riesgo que las personas de origen afroamericano

Genética: un historial familiar de fractura es un factor de riesgo importante

Edad mayor

Niveles de estrógeno: después de la menopausia, hay un período de pérdida ósea rápida debido a la reducción de los niveles de estrógeno. Algunas mujeres también pueden perder densidad mineral ósea antes de la menopausia si tienen períodos infrecuentes o falta de cantidades normales de estrógeno.

Medicamentos: algunos medicamentos pueden afectar la densidad ósea, como los glucocorticoides, las hormonas tiroideas, la heparina y ciertos diuréticos.

Dieta: una dieta baja en calcio durante muchos años o una mala absorción crónica de calcio se asocia con una menor densidad ósea.

Ejercicio: el ejercicio estimula la formación ósea y el estilo de vida sedentario promueve la formación de huesos menos densos.

Tabaquismo: el tabaquismo evita la formación de hueso y se asocia con una menor densidad ósea en hombres y mujeres.

Alcohol: se ha demostrado que dos o más bebidas alcohólicas al día tienen el mismo efecto en los huesos que fumar.

Factores de riesgo relacionados con la enfermedad celíaca

Algunos factores de riesgo, específicamente relacionados con la enfermedad celíaca, pueden aumentar el riesgo de osteoporosis. Éstos incluyen:

  • Diagnóstico tardío de enfermedad celíaca en la vida adulta
  • Lapsos de tiempo sin tratamiento dietético (dieta sin gluten)
  • Atrofia vellositaria persistente
  • Intolerancia a la lactosa
  • Bajo IMC (índice de masa corporal)

¿Qué tan común es la osteoporosis en la enfermedad celíaca?

Hay estudios que informan evidencia de reducción de la densidad mineral ósea, en hasta el 75% de los pacientes en el momento del diagnóstico. Seguir una dieta libre de gluten es importante para promover la curación del revestimiento intestinal y optimizar la absorción de calcio de la dieta. Por lo tanto, la estricta adherencia a una dieta libre de gluten puede mejorar la densidad mineral ósea (DMO). La prevalencia de la reducción de la densidad mineral ósea después de un año de seguir una dieta libre de gluten es similar a la de tres años. Esto sugiere que el grado de ganancia de masa ósea en el primer año de tratamiento dietético es indicativo de una mejora general de la DMO.

Causas de pérdida de masa ósea en la enfermedad celíaca

La causa de los cambios en la salud ósea en la enfermedad celíaca es multifactorial: tanto los mecanismos sistémicos como los locales pueden desempeñar un papel.

  • Malabsorción crónica: el daño intestinal observado en la enfermedad celíaca no tratada puede conducir a la malabsorción crónica de nutrientes, incluido el calcio. La mala absorción de calcio y los niveles subnormales de calcio sérico provocan daños a la salud ósea. La malabsorción intestinal también puede resultar en un IMC reducido. La hipocalcemia (bajo nivel de calcio en suero) puede conducir a hiperparatiroidismo secundario. El hiperparatiroidismo conduce a altos niveles de hormona paratiroidea, lo que resulta en una mayor pérdida de calcio de los huesos.
  • Ingesta reducida de calcio: algunas personas con enfermedad celíaca reducen su ingesta de productos lácteos ricos en calcio, por ejemplo, leche y productos lácteos debido a la intolerancia secundaria a la lactosa. El consejo dietético para reemplazar los alimentos ricos en calcio es esencial en esta situación.
  • Formación ósea: los osteoblastos desempeñan un papel en la formación de hueso. Los osteoclastos son células responsables de la extracción de hueso. El equilibrio de osteoblastos y osteoclastos es importante para la reparación ósea. Las citocinas proinflamatorias son responsables de la activación de los osteoclastos. Las citoquinas pueden tener un impacto en la formación ósea normal y anormal. En la enfermedad celíaca, el aumento de la resorción (donde se extrae el hueso viejo del esqueleto) no se equilibra con el aumento de la formación de hueso. Estos cambios en el hueso son similares a los observados en la enfermedad de Crohn.
  • Trastornos ginecológicos: en las mujeres con enfermedad celíaca, se debe considerar el papel de los trastornos ginecológicos asociados. La amenorrea es un hallazgo más común en la enfermedad celíaca en la población general y el desequilibrio de las hormonas sexuales representa un importante factor de riesgo para el desarrollo de osteoporosis.

Si usted sufre de enfermedad celíaca es recomendable que realice una consulta y chequee su densidad mineral ósea con un especialista. En nuestra Clínica de Diagnóstico y Tratamiento Mater Dei puede recibir asesoramiento y realizar un diagnóstico temprano.

Referencias

What People With Celiac Disease Need To Know About Osteoporosis

Osteoporosis in celiac disease and in endocrine and reproductive disorders

Importance of assessing fracture risk in adults with celiac disease

Guidelines for osteoporosis in coeliac disease and inflammatory bowel disease

Impact of a gluten-free diet on bone mineral density in celiac patients

Bone Mineral Density at Diagnosis of Celiac Disease and after 1 Year of Gluten-Free Diet


En C-Mater Dei contamos con la más alta tecnología de última generación, salas de quirófano, laboratorio clínico, y un reconocido equipo de médicos especialistas y sub-especialistas en Cirugía General, Mastología, Oncología, Medicina Interna, Ginecología, Cardiología, Endocrinología, Nefrología, Patología y Radiología.

Para hacer una cita con un médico o para mayor información llámanos al: 2239-4809 o al 9950-4318.

Logo Lab C-Mater Dei

Las tomografías computarizadas (CT Scan) usan rayos X para proporcionar a los médicos imágenes del interior del cuerpo del paciente. El paciente se acuesta mientras un arco envía miles de rayos de rayos X a través del cuerpo, recogiéndolos en el otro extremo del arco para comparar la fuerza entre los rayos. Al hacer esto, el médico puede obtener una imagen muy detallada del interior del cuerpo y realizar un diagnóstico más preciso y certero.

Si usted se pregunta cómo saber si necesita hacerse una TC, estas son algunos de los motivos más comunes:

 Necesita que le examinen los vasos sanguíneos.

Ya sea para detectar un bloqueo o algún otro problema, las tomografías computarizadas les permiten a los médicos examinar sus vasos sanguíneos sin necesidad de realizar una cirugía exploratoria o una biopsia quirúrgica. Esto puede desempeñar un papel importante para las personas que podrían necesitar el diagnóstico o el tratamiento de enfermedades vasculares.

Debe examinar una parte del cuerpo con componentes óseos muy pequeños.

Dado que las tomografías computarizadas pueden obtener imágenes de los huesos de una manera muy clara, las tomografías computarizadas demuestran ser extremadamente valiosas para los médicos que examinan a los pacientes en busca de lesiones óseas en lugares como sus manos y pies, así como en su región espinal. Es posible que estas áreas no sean tan visibles con los métodos de diagnóstico por imágenes como las radiografías.

Tiene una lesión implica daño a los tejidos blandos

A diferencia de los métodos como las radiografías tradicionales, las tomografías computarizadas pueden proporcionar imágenes muy claras de los tejidos blandos alrededor de las estructuras esqueléticas de su cuerpo, al tiempo que proporcionan imágenes de los huesos. Por lo tanto, en el caso de que usted sufra daños en los tejidos blandos de un hueso, el médico puede diagnosticar con precisión la lesión y proporcionarle un mejor plan de recuperación basado en imágenes de TC.

Tiene un tumor en el que los médicos realizan cirugía

Las tomografías computarizadas a menudo se utilizan para ayudar a guiar a los cirujanos a medida que realizan cosas como biopsias. Debido a que le permiten al médico confirmar la presencia de un tumor mientras detalla y mide su tamaño y ubicación exacta, las tomografías computarizadas son muy útiles para ayudar a los cirujanos. Las tomografías computarizadas también pueden ayudar a los médicos a determinar en qué medida el tumor se ha involucrado con el tejido circundante.

Se somete a alguna forma de tratamiento contra el cáncer

Las tomografías computarizadas ayudan a los médicos a planificar y administrar tratamientos de radiación para pacientes con tumores cancerosos, ya que proporcionan detalles tan precisos en las imágenes, especialmente cuando se toman imágenes de tejidos blandos. Las tomografías computarizadas también juegan un papel importante en ayudar a los médicos a monitorear la respuesta del paciente a la quimioterapia, ya que pueden mostrar si el cáncer se ha diseminado y, en caso afirmativo, en qué medida.

Debe examinar sus huesos para ver si hay varias enfermedades esqueléticas

Además de proporcionar a los médicos imágenes de tejidos blandos, órganos y lesiones óseas, las tomografías computarizadas también ayudan a los médicos con el diagnóstico y el tratamiento de la osteoporosis, así como de otras enfermedades similares. Las tomografías computarizadas son increíblemente útiles en el diagnóstico de osteoporosis, ya que pueden medir la densidad mineral ósea de los pacientes.

Necesita que le examinen el cerebro.

Por supuesto, hay muchas razones por las cuales los médicos pueden necesitar examinar la situación interna de la cabeza de un paciente, pero las tomografías computarizadas ayudan a los médicos al proporcionarles imágenes detalladas del cerebro. Entonces, ya sea que su médico sospeche que puede estar sufriendo una lesión por traumatismo cerrado o una enfermedad relacionada con los tejidos, los médicos pueden usar tomografías computarizadas para diagnosticar y tratar mejor los problemas en el cerebro.

Fuentes

CT scan

CT Scans for Adults with Head Injuries: When you need one and when you don’t.

The Doctor Game: Do you really need a CT scan?

CT Scan (CAT Scan, Computerized Axial Tomography)

logo-20-años

En C-Mater Dei contamos con la más alta tecnología de última generación, sala de quirófano, laboratorio clínico y un reconocido equipo de médicos especialistas y sub-especialistas en Cirugía General, Mastología, Oncología, Medicina Interna, Ginecología, Cardiología, Endocrinología, Nefrología, Patología y Radiología. Cumplimos 20 años al servicio de ti y tu familia comprometidos a ofrecer medicina de alta calidad con calidez humana.

Para hacer una cita con un médico o para mayor información llámanos al: 2239-4809 o al 9950-4318.

Logo Lab C-Mater Dei

¿Usted sabía que la causa más común de bultos en los senos es una afección benigna llamada enfermedad fibroquística de mamas? ¿También sabe que los cambios en la dieta y el estilo de vida pueden ser de gran ayuda para tratar esta afección común y dolorosa? La enfermedad fibroquística de la mama también se llama mastalgia cíclica y fibroadenosis. Se estima que afecta hasta al 60 por ciento de las mujeres entre las edades de 30 y 50.

¿Qué es la enfermedad fibroquística del seno?

La enfermedad fibroquística de los senos es una afección benigna caracterizada por la formación de masas o quistes llenos de líquido en uno o ambos senos y generalmente causa dolor y sensibilidad en las mamas, especialmente antes de la menstruación. Los quistes mamarios a menudo están relacionados con el síndrome premenstrual (PMS).

Si bien los bultos fibroquísticos son benignos, pueden dificultar el diagnóstico del cáncer de mama debido al denso tejido fibroso y a los bultos. A diferencia de los bultos de cáncer de seno que generalmente son indoloros, inamovibles y no se hacen más pequeños, los bultos fibroquísticos de seno son móviles y fluctúan en tamaño durante el ciclo menstrual. Si descubre un bulto en el seno, es importante consultar con su médico.

Causas de la enfermedad mamaria fibroquística

No se comprende completamente qué causa el desarrollo de quistes mamarios, aunque pueden contribuir varios factores. Los desequilibrios hormonales provocan un aumento de las glándulas productoras de leche, un agrandamiento de las células y cicatrización del tejido mamario. Las hormonas estrógeno, progesterona y prolactina son en parte responsables de los quistes mamarios, especialmente un aumento en el estrógeno o una caída en los niveles de progesterona.

Las metilxantinas que se encuentran en el café, el té negro, el chocolate y las colas se han relacionado con el desarrollo de quistes mamarios.

La falta de yodo que puede causar síntomas de tiroides poco activa también puede ser la causa de quistes mamarios.

¿Qué dieta seguir para tratar los quistes mamarios?

La alimentación para reducir la formación y aumento de tamaño de los quistes en las mamas se basa en 5 consejos:

1-Minimizar la cafeína

Las metilxantinas en la cafeína pueden empeorar sus síntomas, así que trate de evitarlos. Estos estimulantes incluyen café, té negro, chocolate y cacao, refrescos con cafeína y algunos medicamentos de venta libre.

2-Reducir las grasas saturadas

Los estudios muestran que las grasas saturadas (en carnes rojas y productos lácteos) pueden empeorar la enfermedad fibroquística de los senos.

3-Aumentar la ingesta de fibra

La fibra ayuda al cuerpo a eliminar el exceso de hormonas y toxinas que pueden empeorar la enfermedad fibroquística de mamas. Buenas fuentes de fibra incluyen granos enteros, verduras, frutas y semillas como las semillas de lino.

4-Comer más verduras crucíferas

Las verduras crucíferas incluyen repollo, coliflor, brócoli, coles de Bruselas, rúcula y col rizada. Estas verduras contienen un compuesto natural llamado indol-3-carbinol que ayuda a la excreción de estrógenos por el hígado e inhibe el crecimiento tumoral.

5-Añadir semillas de lino a su dieta

Las semillas de lino son una fuente de ácidos grasos omega 3 que ayudan a reducir la inflamación. También son una fuente de fibra y contienen lignanos que actúan como fitoestrógenos (estrógenos naturales de plantas) que ayudan a bloquear el efecto del estrógeno malo en el tejido mamario. Las semillas de lino molidas y el aceite de linaza prensado en frío son muy beneficiosos para su dieta diaria.

Si usted ha realizado su examen anual y ha sido diagnosticada con quistes mamarios o cree que puede padecerlos, consulte con nuestro equipo especializado. Un seguimiento regular con su médico junto con un enfoque de nutrición personalizado es ideal para la enfermedad fibroquística del seno. Desafortunadamente, los tratamientos médicos para esta afección son muy limitados y generalmente no son efectivos. Los cambios en la dieta, los suplementos y el estilo de vida pueden ayudar a corregir las deficiencias nutricionales, reequilibrar las hormonas femeninas y apoyar la eliminación adecuada de las toxinas y el exceso de hormonas por el hígado y el sistema linfático.

En C-Mater Dei contamos con excelentes médicos especialistas y tecnología de vanguardia. Hable con su médico acerca de cualquier duda o si tiene factores de riesgo. Para hacer una consulta mándanos un mensaje por Facebook o llámanos al 9950-4318 para hacer tu cita. No esperes, hazla hoy!

Fuentes

Fruit and Vegetable Intakes Are Associated with Lower Risk of Breast Fibroadenomas in Chinese Women1–3

Nutritional profile of women with fibrocystic breast disease.

A Prospective Study of Diet and Benign Breast Disease

Fibrocystic breasts

Una persona alcanza la menopausia después de 12 meses sin tener un período. Esta etapa sigue a un período de transición llamado perimenopausia, donde los niveles de estrógeno y progesterona en el cuerpo fluctúan de manera impredecible. Estas fluctuaciones hormonales comúnmente causan dolor en los senos.

Los senos adoloridos, también conocidos como mastalgia, también son muy comunes durante la menstruación. Esto se debe a que los cambios hormonales provocan la acumulación de líquido en los senos, haciéndolos sentir hinchados y sensibles.

Durante la perimenopausia, las fluctuaciones hormonales son más dramáticas. También es común que los senos se hagan más grandes o más pequeños o que cambien de forma durante este período.

El dolor de seno alrededor de la menopausia también puede sentirse diferente. Las personas pueden experimentar ardor o dolor punzante.

El dolor en los senos debería desaparecer después de que una persona deja de tener períodos por completo y entra en la menopausia. Sin embargo, recibir terapia hormonal durante la menopausia puede aumentar el riesgo de dolor continuo en los senos.

Experimentar dolor en los senos después de la menopausia es menos común, y usted no debe suponer que se debe a cambios hormonales.

Tratamiento del dolor de senos

El dolor y las molestias en los senos deben desaparecer una vez que comienza la menopausia y los niveles de estrógeno disminuyen. Sin embargo, puede causar molestias significativas durante la perimenopausia.

Usted puede tomar analgésicos de venta libre como el ibuprofeno para tratar los senos adoloridos.

Sin embargo, hacer cambios en el estilo de vida es una opción más saludable y puede ayudar a aliviar las molestias que pueden causar los senos adoloridos.

Reducir el consumo de sal y beber más agua puede ayudarle a alcanzar una merjoría, ya que la deshidratación leve causa retención de líquidos, lo que puede empeorar el dolor en los senos.

Evitar la cafeína también puede ayudar a reducir la sensibilidad. Mantener una dieta baja en grasas saturadas también puede aliviar el dolor en los senos, ya que esto puede reducir los niveles de estrógeno.

Otros remedios y cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a los senos doloridos incluyen:

  • Usar sostenes de apoyo que se ajusten cómodamente
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Aplicar una compresa tibia
  • Evitar fumar
  • Tomar una ducha caliente
  • Reducir el consumo de cafeína

Cuando consultar al médico

Consulte a un médico cuando otros síntomas acompañen el dolor de seno.

Los senos doloridos pueden ser incómodos, pero generalmente no deberían ser motivo de preocupación.

Sin embargo, algunas personas pueden preocuparse por el cáncer de seno, particularmente si se desarrollan quistes al mismo tiempo. La mayoría de los cambios en los senos durante la perimenopausia y la menopausia son normales.

Sin embargo, si usted tiene alguno de los siguientes síntomas además de dolor en los senos, debería consultar a un médico:

  • Cambios notables en el tamaño y la forma de los senos, particularmente si ocurren solo en un lado
  • Cambios en la textura de la piel
  • Secreción inexplicada del pezón
  • Hinchazón o bulto en la axila o alrededor de la clavícula
  • Bulto o área anormalmente firme en el seno
  • Dolor de seno persistente

En C-Mater Dei contamos con excelentes médicos especialistas y tecnología de vanguardia. Hable con su médico si sabe que tiene factores de riesgo. Para hacer una cita mándanos un mensaje por Facebook o llámanos al 9950-4318 para hacer tu cita. No esperes, hazla hoy!

logo-20-años

Fuentes

American Cancer Society guidelines for the early detection of cancer. (2018).

Breast cancer signs and symptoms. (2017).

Menopause, perimenopause, and postmenopause. (2017).

Sabel, M. (2015). Breast pain.

La prueba de hemoglobina glucosilada (o prueba A1C) mide la cantidad de hemoglobina glucosilada en la sangre. La hemoglobina es un componente proteico de los glóbulos rojos que transporta oxígeno a las células del cuerpo. La hemoglobina se combina, o glucosila, con glucosa (azúcar en la sangre) para producir hemoglobina glucosilada. La prueba de hemoglobina glucosilada mide la cantidad de hemoglobina glucosilada, que es proporcional a la cantidad de glucosa en la sangre.

Mientras que el monitoreo de la glucosa es un método para medir el control diario de la glucosa, una prueba de hemoglobina glucosilada puede proporcionar una visión general de cómo está funcionando un plan de manejo de la diabetes. La prueba mide el control de glucosa promedio de una persona durante los dos o tres meses anteriores.

Los pacientes pueden controlar sus niveles de glucosa anteriores porque una vez que la glucosa se adhiere a la hemoglobina, permanece allí durante la vida de los glóbulos rojos, aproximadamente 120 días. Por lo tanto, incluso después de que los niveles de glucosa en sangre hayan vuelto a la normalidad, la evidencia de glucosa alta todavía es detectable como hemoglobina glucosilada.

Los niveles de hemoglobina glucosilada se miden como un porcentaje de la hemoglobina total. La persona promedio tiene entre 4 a 6 por ciento de hemoglobina glucosilada. Una persona diabética con glucemia alta (hiperglucemia) tendrá un porcentaje más alto. La cantidad depende del nivel promedio de glucosa en sangre de la persona durante las semanas previas a la prueba.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda que las personas con diabetes se realicen una prueba de hemoglobina glucosilada cuando se les diagnostica o cuando comienzan el tratamiento. Después de la prueba inicial, se deben realizar pruebas adicionales de hemoglobina glucosilada aproximadamente cada 4 meses, según el criterio del médico.

Todas las personas con diabetes pueden beneficiarse de una prueba de hemoglobina glucosilada. Entre sus beneficios se incluyen:

  • Confirmación de otros resultados. Las pruebas de hemoglobina glucosilada pueden verificar los resultados de la autoevaluación y los resultados de los análisis de sangre de un médico.
  • Ayuda a determinar la efectividad de un plan de manejo de diabetes. Si los resultados están por encima del porcentaje objetivo del paciente, el médico puede ajustar el plan de comidas, el plan de ejercicios o los medicamentos.
  • Predice el riesgo del paciente de desarrollar complicaciones. Los niveles altos de hemoglobina glicosilada son equivalentes a los niveles altos de glucosa en sangre. La hiperglucemia aumenta el riesgo de una persona de desarrollar complicaciones, como:
  • Enfermedad renal (nefropatía diabética)
  • Daño nervioso (neuropatía diabética) 
  • Trastornos cardiovasculares (incluyendo enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y angiopatía diabética)
  • Enfermedades oculares (retinopatía diabética, glaucoma, cataratas)
  • Alienta al paciente. Los resultados saludables de las pruebas pueden mostrar a las personas la efectividad de sus decisiones de dieta y ejercicio.

Aunque las pruebas de hemoglobina glucosilada pueden proporcionar una idea de qué tan bien está funcionando el plan de manejo de la diabetes de un paciente, existen desventajas. Los principales inconvenientes de usar únicamente pruebas de hemoglobina glucosilada incluyen:

  • El control diario de la glucosa no se mide. Los pacientes aún deben confiar en la autoevaluación diaria con un medidor de glucosa para detectar patrones de glucosa alta y baja.
  • Las cantidades de insulina no se pueden ajustar según los resultados de la prueba de hemoglobina glucosilada. Las personas con diabetes necesitan resultados diarios para ajustar las dosis de insulina y prevenir la glucemia baja y alta.
  • Muchos factores pueden causar resultados inexactos, que incluyen:
  • Enfermedades que afectan la hemoglobina como la anemia.
  • Enfermedades del hígado y los riñones.
  • Vitaminas C y E
  • Altos niveles de lípidos
  • Una transfusión de sangre o pérdida severa de sangre dentro de los tres meses posteriores a la prueba
  • Embarazo

También es importante que los pacientes sepan que los laboratorios miden los niveles de hemoglobina de diferentes maneras. Como resultado, los valores normales pueden variar ligeramente de un laboratorio a otro. Sin embargo, hay un esfuerzo por estandarizar la prueba para que todos los resultados sean comparables con los del Ensayo de control y complicaciones de la diabetes (DCCT). Los pacientes deben conocer el rango normal para el laboratorio que utiliza su médico.

Tipos y diferencias de las pruebas de hemoglobina glucosilada

No existe una preparación especial para una prueba de hemoglobina glucosilada. La muestra de sangre se puede tomar en cualquier momento.

Tradicionalmente, las pruebas de hemoglobina glucosilada se han realizado en laboratorios. Se toma una muestra de sangre en el consultorio y la muestra se envia a un laboratorio para su análisis. Sin embargo, ahora hay más opciones disponibles.

Las pruebas de hemoglobina glucosilada ahora se pueden realizar en consultorios médicos.

Algunas pruebas brindan resultados inmediatos al paciente y al médico. Un médico puede recoger una gota de sangre de un pinchazo en un soporte capilar suministrado. Luego se aplica una ligera presión y una gasa estéril al sitio de punción para detener el sangrado. Por lo general, no es necesario un vendaje. La muestra se inserta en un cartucho y el cartucho se coloca en un analizador. Los resultados están disponibles en 6 minutos. La ventaja es que el paciente puede conversar sobre los resultados con el médico.

Tratamientos que pueden seguir a la prueba.

Un objetivo típico para las personas con diabetes, y uno sugerido por el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU., Es un resultado de la prueba de hemoglobina glucosilada de menos del 7 por ciento. Un nivel del 7 por ciento significa que el 7 por ciento de la hemoglobina se combina con glucosa (azúcar en la sangre). También significa que el nivel promedio de glucosa en sangre en plasma durante los dos o tres meses anteriores fue de 170 mg / dL.

En septiembre de 2005, la Federación Internacional de Diabetes (FID), que incluye organizaciones en 150 países, emitió nuevas pautas que instan a las personas con diabetes tipo 2 a alcanzar un resultado máximo de glicohemoglobina del 6.5 por ciento para reducir el riesgo de complicaciones diabéticas. Sin embargo, las FDI reconocieron que la mayoría de las personas diabéticas no alcanzaron este objetivo. El Colegio Americano de Endocrinología y la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos también recomiendan apuntar a 6.5 por ciento o menos. Sin embargo, en 2005, lanzaron un estudio a nivel nacional de más de 157,000 personas con diabetes tipo 2 que mostró que solo un tercio cumplió con este objetivo.


Los pacientes pueden convertir sus resultados de la prueba de hemoglobina glucosilada como:

Resultados de la
prueba de hemoglobina glucosilada

Nivel promedio de glucosa en plasma
6 por ciento 135 mg / dL
7 por ciento 170 mg / dL
8 por ciento 205 mg / dL
9 por ciento 240 mg / dL
10 por ciento 275 mg / dL
11 por ciento 310 mg / dL
12 por ciento 345 mg / dL


Cuando el resultado de la prueba de un paciente es más alto que el objetivo recomendado por el médico, el médico puede realizar cambios en el plan de atención de la diabetes del paciente. Por lo general, se recomienda un cambio en el plan de tratamiento cuando los resultados son superiores al 8 por ciento. Un médico puede recomendar cambios en el plan de comidas, plan de ejercicios o medicamentos. Si se realizan cambios, el paciente puede necesitar que se vuelva a analizar la hemoglobina glicosilada en tres meses para controlar la efectividad del nuevo tratamiento.

Las pacientes que están embarazadas o que intentan quedar embarazadas pueden tener un objetivo recomendado cercano al 6 por ciento, si no sufren demasiados episodios de hipoglucemia (bajo nivel de glucosa en sangre). Los niños menores de 7 años, los ancianos y las personas con ciertas condiciones de salud pueden tener objetivos superiores al 7 por ciento para prevenir la hipoglucemia.

Se alienta a los pacientes a reducir sus altos niveles de glucosa para prevenir o retrasar la aparición de complicaciones diabéticas. Los estudios de investigación han demostrado que por cada reducción del 1 por ciento en los resultados de las pruebas de hemoglobina glucosilada, el riesgo de desarrollar enfermedades de los ojos, los riñones, los nervios y los vasos sanguíneos se reduce significativamente.

Si usted es una persona recién diagnosticada con diabetes o ya se encuentra en tratamiento y quisiera saber cómo han sido sus niveles de glucosa en los últimos meses, así como evaluar su riesgo de complicaciones, entonces no dude en consultar nuestros especialistas.

Puede realizar un test de hemoglobina glucosilada solicitando un turno en nuestra clínica desde aquí.

Referencias

American Association for Clinical Chemistry. Hemoglobin A1c. Lab Tests Online. Updated March 5, 2018.

American Diabetes Association. Classification and Diagnosis of Diabetes: Standards of Medical Care in Diabetes—2018. Diabetes Care. January 2018;41(Suppl. 1):S13–S27. doi:10.2337/dc18-S002.

Garber AJ, Abrahamson MJ, Barzilay JI, et al. Consensus Statement by the American Association of Clinical Endocrinologists and American College of Endocrinology on the Comprehensive Type 2 Diabetes Management Algorithm—2018 Executive Summary. Endocrine Practice. January 2018;24(1):91-120. doi:10.4158/CS-2017-0153.

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. The A1c Test & Diabetes. National Institutes of Health. U.S. Department of Health and Human Services. Updated April 2018.

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Diabetes Blood Tests for People of African, Mediterranean, or Southeast Asian Descent. National Institutes of Health. U.S. Department of Health and Human Services. Updated 2011.

El cáncer de mama inflamatorio (IBC) es un tipo de cáncer de mama poco frecuente y muy agresivo que tiende a diseminarse rápidamente, incluso en etapas relativamente tempranas.

Curiosamente, los signos y síntomas de IBC son bastante comunes. Sin embargo, estos signos y síntomas se asocian con mayor frecuencia con afecciones benignas de las mamas.

La causa habitual de los síntomas inflamatorios de las mamas es la mastitis mamaria o la ectasia de los conductos.

Es necesario tomar muy en serio los síntomas del cáncer de mama inflamatorio, incluso si su médico sospecha una afección benigna.

Las pruebas de cáncer de mama siempre deben iniciarse para mujeres con síntomas de IBC, particularmente mujeres jóvenes y embarazadas o lactantes.

El cáncer de mama inflamatorio es uno de los tipos más agresivos de cáncer de mama y el pronóstico generalmente es más desalentador que el de otros cánceres de mama en ” etapa avanzada”.

 Síntomas clínicos del cáncer de mama inflamatorio

 Los síntomas del cáncer de mama inflamatorio no son síntomas típicos del cáncer de mama. De hecho, los síntomas son muy similares a la mastitis de mama o una infección de mama. Estos incluyen:

Cambios en la piel: pueden parecer parches en la mama de color rojo o rosado, o con una apariencia magullada. La textura del área afectada de la mama también puede cambiar y aparecer con hoyuelos o picaduras.

Picazón en las mamas: puede causar picazón alrededor del área afectada.

Hinchazón de las mamas: puede notar que una mama es más grande que el otro.

Dolor en las mamas: la mama afectada puede estar sensible, dolorosa o sentirse más pesada. La mama se siente caliente al tacto o puede haber una sensación de ardor. Pueden aparecer surcos o marcas de ronchas en la piel.

Pezón invertido, hoyuelos o aplanamiento del pezón.

Secreción del pezón

Ganglios linfáticos inflamados debajo del brazo o en el cuello.

En particular, las mujeres con cáncer de mama inflamatorio tienden a no tener fiebre. Debido a que es un cáncer que se propaga muy rápidamente dentro y alrededor del tejido mamario, las mujeres con IBC pueden presentar adenopatía axilar (ganglios linfáticos axilares agrandados).  Esto puede ser una señal de que el cáncer se ha diseminado (cáncer de mama metastásico).

 Diagnóstico del cáncer de mama inflamatorio

 El diagnóstico de cáncer de mama inflamatorio puede no ser concluyente al principio.

El diagnóstico de IBC tiende a ser a una edad más temprana que otros cánceres de seno. La edad promedio al momento del diagnóstico de IBC es entre mediados y finales de los 50 años. La mayoría de las mujeres son posmenopáusicas en el momento del diagnóstico. Curiosamente, se cree que un índice de masa corporal (IMC) alto aumenta significativamente las probabilidades de desarrollar IBC.

La última investigación está estudiando el virus del tumor mamario como un factor de riesgo potencial para el cáncer de mama inflamatorio.

La causa de la aparición del IBC en la mama es la invasión de las células cancerígenas en los linfáticos. Los vasos linfáticos obstruidos son responsables de producir los cambios característicos de la piel que pueden imitar un proceso inflamatorio benigno.

Las pruebas de diagnóstico estándar para la detección del cáncer de mama incluyen:

  • Biopsia con aguja fina
  • Biopsia con aguja gruesa
  • Mamografías
  • Exploraciones de resonancia magnética

Sin embargo, el diagnóstico puede ser muy difícil e incluso las pruebas de diagnóstico anteriores no siempre diagnostican el IBC.

Por lo tanto, con frecuencia en el diagnóstico de IBC se utiliza una exploración PET.

Además, a menudo son necesarias muestras de biopsias por escisión más grandes. Una biopsia de piel puede encontrar evidencia de células invasivas de cáncer de mama, pero este no es siempre el caso.

El cáncer de mama inflamatorio tiene una tendencia a crecer en “capas”, por lo que puede pasar bastante tiempo antes de que aparezca un bulto palpable. Además, si se desarrolla un bulto, puede aparecer de forma repentina.

Alrededor del 30% de los cánceres de mama inflamatorios nunca desarrollan un bulto de mama real.

Estudios recientes han señalado las ventajas potenciales de nuevas técnicas de diagnóstico, como la tomografía por emisión de positrones con fluorodesoxiglucosa (PET con FDG).

Características mamográficas y ecográficas del cáncer de mama inflamatorio

 Los hallazgos típicos en la detección de cánceres de mama inflamatorios son el engrosamiento de la piel y los tejidos conectivos y un aumento en la densidad de las mamas.

En alrededor del 30% de los casos de cáncer de mama inflamatorio no hay bulto (o tumor). Por el contrario, el IBC generalmente se presenta como una “infiltración difusa” de células cancerosas, por lo que no se detecta tan fácilmente en la mamografía o la ecografía.

Entonces, la ausencia de una verdadera masa mamaria en la mamografía no siempre descarta el cáncer.

La ecografía puede ser útil en el proceso de diagnóstico, ya que puede detectar masas ocultas en la mamografía y en el examen clínico.

La ecografía también es útil para detectar adenopatía axilar (inflamación debajo de las axilas) y esto puede ayudar a tomar muestras de biopsia más precisas. En el cáncer de mama inflamatorio, las imágenes de ultrasonido pueden mostrar edema y engrosamiento de la piel junto con una masa mal definida de algún tipo.

Manejo y opciones de tratamiento para el cáncer de mama inflamatorio

Para algunas mujeres con IBC, las investigaciones iniciales para encontrar un diagnóstico pueden no confirmar una afección benigna o maligna.

Por lo tanto, un paciente puede recibir tratamientos conservadores, como medicamentos antiinflamatorios y antibióticos. El monitoreo de la respuesta a la terapia con antibióticos es muy importante si los síntomas no mejoran, será necesario realizar más investigaciones.

A veces, se necesita una biopsia de mama por escisión para descubrir realmente lo que está sucediendo.

Las células inflamatorias del cáncer de mama tienden a crecer ampliamente a través de los tejidos de la mama, en lugar de ser un tumor único. Por esta razón, los medicamentos de quimioterapia o radioterapia a menudo se administran antes de la cirugía.

El tratamiento debe comenzar sin demora.

 El cáncer de mama inflamatorio necesita tratamiento lo antes posible. Sin embargo, debido a las propiedades únicas, se recomienda que un oncólogo con experiencia encabece el equipo de tratamiento y manejo.

El tratamiento del cáncer de mama inflamatorio requiere un enfoque de modalidad combinada para la terapia.

Riesgo de recurrencia y cáncer de mama metastásico.

Debido a la participación de la piel en el IBC, el riesgo de recurrencia local de metástasis en los ganglios linfáticos es muy alto.

Por esta razón, los médicos rara vez sugieren una mastectomía inmediata y, en su lugar, prescribirán un curso de quimioterapia preoperatoria.

Además, su médico generalmente realizará un estudio completo de estadificación. Una evaluación que consiste en una radiografía de tórax, una gammagrafía ósea e incluso una ecografía abdominal.

Después de la quimioterapia, algunos pacientes pueden someterse a una mastectomía radical completa o modificada, junto con la disección de los ganglios linfáticos axilares.

Sin embargo, si el tratamiento médico con quimioterapia obtiene una respuesta dramáticamente buena, puede que no sea ​​necesario extraer la mama con cirugía.

Después de la cirugía, generalmente sigue el tratamiento con radioterapia a los ganglios linfáticos regionales y a la pared torácica.

Finalmente, las mujeres con este tipo de cáncer reciben terapia endócrina u otras terapias dirigidas específicas para el estado del receptor hormonal.

La etapa activa del tratamiento para el cáncer de mama inflamatorio es intensiva y, por lo general, tarda aproximadamente 1 año en completarse.

Investigación futura sobre el cáncer de mama inflamatorio

La investigación reciente sobre el cáncer de mama inflamatorio se ha centrado en el trabajo sobre los determinantes genéticos que subyacen al fenotipo de este tipo de cáncer.

De hecho, los científicos ya han identificado algunos de los genes que están presentes en el desarrollo y la progresión de esta enfermedad. Sin embargo, no ha habido un verdadero avance “genético” en cuanto al tratamiento.

En su mayor parte, el cáncer de mama inflamatorio tiene un perfil molecular distinto, aunque comparte algunos cambios genéticos con otros cánceres de mama.

Preguntas frecuentes sobre cáncer de mama inflamatorio

¿Con qué rapidez se propaga, desarrolla y crece el cáncer de mama inflamatorio?

El color rosado de la piel (sarpullido) se propaga a veces durante varios meses. Como se mencionó anteriormente, el IBC es un tipo agresivo de cáncer de mama que se propaga muy rápidamente. El aumento de la conciencia de los síntomas y el diagnóstico temprano es clave.

¿Hacia dónde se propaga el cáncer de mama inflamatorio?

Al igual que otros cánceres de mama, el IBC se propaga hacia la axila y los ganglios linfáticos mamarios internos. También a menudo hay invasión linfovascular que puede extenderse al hueso.

¿Por qué el cáncer de mama inflamatorio es tan mortal?

Debido a la tendencia al diagnóstico erróneo. El IBC a menudo se confunde con mastitis o, a veces, incluso con herpes zóster. En otras ocasiones, el IBC puede confundirse con un tipo diferente de cáncer de mama localmente avanzado y no recibir el tratamiento adecuado.

La dificultad del diagnóstico en combinación con el rápido crecimiento del cáncer a menudo significa que el IBC se encuentra en una etapa avanzada en el momento del diagnóstico.

¿Qué causa el cáncer de mama inflamatorio?

Las causas del cáncer de mama inflamatorio aún no se comprenden completamente. Sin embargo, se cree que la infección viral, los factores genéticos y la obesidad tienen un vínculo.

Tengo cáncer de mama inflamatorio y me han dicho que necesito quimioterapia neoadyuvante, ¿qué significa esto?

La terapia neoadyuvante, en realidad, significa cualquier terapia médica que se administra antes de la cirugía para reducir el tumor o detener o ralentizar el proceso de la enfermedad.

La terapia neoadyuvante suele ser tratamientos farmacológicos como la terapia hormonal (por ejemplo, tamoxifeno), terapia dirigida, quimioterapia o radioterapia.

¿Qué sucede después de terminar el tratamiento inicial para el cáncer de mama inflamatorio?

 Será necesario el monitoreo y la detección continuos para detectar cualquier recurrencia o diseminación adicional. Es importante hablar con su oncólogo sobre los controles y las pruebas periódicas necesarias después del tratamiento inicial.

Además, más allá de los medicamentos convencionales, puede ser útil encontrar un grupo de apoyo emocional. Muchas mujeres encuentran terapias complementarias para ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Las terapias complementarias incluyen acupuntura, yoga, Tai Chi, medicamentos a base de hierbas. En este sentido, es importante que verifique la seguridad de cualquier medicamento que tome. Además, asegúrese de que las hierbas medicinales no reaccionen con su tratamiento, como la quimioterapia. Los masajes son también una buena terapia complementaria al tratamiento convencional de cáncer de mama inflamatorio.

Si usted ha sufrido síntomas de carácter inflamatorio en los últimos tiempos o tienen antecedentes de cáncer en la familia, es importante que consulte con especialistas. En nuestra clínica, podrá no sólo encontrar profesionales capacitados, sino el apoyo humano que necesita para transitar esta enfermedad. Puede solicitar un turno con oncología desde aquí.

Referencias

Dawood S, Massimo Cristofanilli M. (2011) Inflammatory Breast Cancer: What Progress Have We Made? Review Article | March 15, 2011 | Oncology Journal, Breast Cancer

Tsai CJ, Li J, Gonzalez-Angulo AM, Allen PK, Woodward WA, Ueno NT, Lucci A, Krishnamurthy S, Gong Y. (et al). (2015) Outcomes After Multidisciplinary Treatment of Inflammatory Breast Cancer in the Era of Neoadjuvant HER2-directed Therapy Am J Clin Oncol. 2015 Jun;38(3):242-7.

Ningún alimento o dieta puede prevenir o causar cáncer de mama por sí mismo, pero las elecciones alimenticias de una persona pueden hacer una diferencia en su riesgo de desarrollar cáncer de mama o en su bienestar general mientras viven con la afección.

El cáncer de mama es una enfermedad compleja con muchos factores contribuyentes. Algunos de estos factores, como la edad, los antecedentes familiares, la genética y el género, no están bajo el control de una persona.

Sin embargo, una persona puede controlar otros factores, como tabaquismo, actividad física, el peso corporal y la dieta. Algunos investigadores han sugerido que los factores dietéticos podrían ser responsables del 30-40% de todos los cánceres.

Alimentos aconsejables para prevenir y evitar el cáncer de mama

El cáncer de mama puede comenzar en diferentes lugares, crecer de diferentes maneras y requerir diferentes tipos de tratamiento. Así como los tipos particulares de cáncer responden mejor a ciertos tratamientos, algunos cánceres responden bien a alimentos específicos.

Los siguientes alimentos pueden desempeñar un papel en una dieta saludable en general, y también pueden ayudar a prevenir el desarrollo o la progresión del cáncer de mama:

  • Variedad de frutas y verduras
  • Alimentos ricos en fibra, como granos enteros, frijoles y legumbres
  • Leche baja en grasa y productos lácteos
  • Productos a base de soja
  • Alimentos ricos en vitamina D y otras vitaminas
  • Alimentos, particularmente especias, con propiedades antiinflamatorias
  • Alimentos, principalmente de origen vegetal, que contienen antioxidantes

Estas recomendaciones pueden cumplirse más fácilmente si se sigue una dieta de tipo Mediterránea.

Consumo de frutas y verduras

Junto con sus otros beneficios, las frutas y verduras son ricas en flavonoides y carotenoides, que parecen tener varios beneficios médicos.

Las investigaciones han sugerido que los siguientes alimentos pueden ayudar a prevenir el cáncer de mama:

  • Verduras de hoja verde, oscuras, como la col rizada y el brócoli
  • Frutas, especialmente bayas (frutos rojos) y duraznos
  • Frijoles, legumbres, pescado, huevos y algo de carne

Los investigadores han asociado el betacaroteno, que ocurre naturalmente en vegetales como las zanahorias, con un menor riesgo de cáncer de mama. Los científicos especulan que esto puede deberse a que interfiere con el proceso de crecimiento de las células cancerosas.

Fibra dietética y antioxidantes

La investigación sobre la fibra dietética y su efecto sobre el cáncer de mama actualmente no es concluyente, pero varios estudios han sugerido que puede ayudar a proteger contra la enfermedad.

El exceso de estrógeno puede ser un factor en el desarrollo y la propagación de algunos tipos de cáncer de mama. Algunos tratamientos tienen como objetivo evitar que el estrógeno interactúe con las células cancerosas. Seguir una dieta alta en fibra puede apoyar este proceso y acelerar la eliminación del estrógeno.

La fibra apoya el sistema digestivo y la eliminación regular de los desechos, incluido el exceso de estrógenos. Ayuda al cuerpo a eliminar toxinas y limita el daño que pueden hacer.

La forma en que la fibra se une al estrógeno en el intestino también puede ayudar a evitar que el cuerpo absorba demasiado estrógeno. Estos factores pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama.

Las frutas, verduras, granos enteros y legumbres proporcionan fibra, pero también contienen antioxidantes, como betacaroteno y vitaminas C y E.

Los antioxidantes pueden ayudar a prevenir muchas enfermedades al reducir la cantidad de radicales libres, que son sustancias de desecho que el cuerpo produce naturalmente. Un metaanálisis de 2013 encontró que las personas que comen más granos integrales pueden tener un menor riesgo de cáncer de seno.

Grasas saludables

Algunas grasas en la dieta son necesarias para que el cuerpo funcione correctamente, pero es importante consumir el tipo correcto.

Las grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas pueden ser beneficiosas con moderación. Están presentes en:

  • aceite de oliva
  • aguacates
  • semillas
  • nueces

Los peces de agua fría, como el salmón y el arenque, contienen una grasa poliinsaturada saludable llamada omega-3. Esta grasa también puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama.

Los beneficios para la salud de los ácidos grasos omega-3 podrían deberse a su capacidad para reducir la inflamación. La inflamación puede ser un factor contribuyente para el cáncer de mama.

Soja

La soja puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama. Es un alimento que es rico en proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales pero moderado en carbohidratos. También contiene antioxidantes conocidos como isoflavonas.

La soya también puede ayudar a reducir los niveles de lipoproteína de baja densidad (LDL), o colesterol “malo”, y disminuir el riesgo de enfermedades del corazón. Junto con la obesidad, estas condiciones son factores de riesgo que contribuyen al síndrome metabólico, que implica inflamación.

La inflamación puede desempeñar un papel en el cáncer de mama, aunque el papel que desempeña sigue siendo incierto.

La soja está presente en alimentos como:

  • tofu
  • tempeh
  • edamame
  • leche de soja
  • porotos de soja

Algunas personas se cuestionan si la soja podría aumentar el riesgo de cáncer de mama debido a su contenido en isoflavonas, que se parecen al estrógeno.

Sin embargo, el autor de un artículo de revisión de 2016 señala que el estrógeno no es lo mismo que las isoflavonas y que es poco probable que los dos se comporten de la misma manera. Según el autor, la Sociedad Norteamericana de Menopausia ha concluido que las isoflavonas no aumentan el riesgo de cáncer de seno.

Es importante recordar que la alimentación en la salud como en la enfermedad debe ser adecuadamente planificada. Un profesional calificado es quien mejor puede guiarle en este sentido. Nuestra clínica cuenta con profesionales que están listos para ayudarle en la prevención y tratamiento de cáncer de mama. Puede solicitar un turno desde aquí.

Referencias

Soy and Health Update: Evaluation of the Clinical and Epidemiologic Literature

Dietary isoflavone intake and all‐cause mortality in breast cancer survivors: The Breast Cancer Family Registry

Omega-3 fatty acids for breast cancer prevention and survivorship

Appendix 7. Nutritional Goals for Age-Sex Groups Based on Dietary Reference Intakes and Dietary Guidelines Recommendations

Dietary patterns and breast cancer risk in the California Teachers Study cohort.

Lycopene and Beta-carotene Induce Cell-Cycle Arrest and Apoptosis in Human Breast Cancer Cell Lines

Ahora puedes revisar los resultados de tus exámenes de Laboratorio en lineaHaz click aquí
+