fbpx

Primer centro de medicina integral para la mujer en Honduras

Cómo nuestro estilo de vida puede enfermar nuestro hígado

La enfermedad del hígado graso es una enfermedad caracterizada por la acumulación de grasa en el hígado. Hay dos tipos principales de enfermedad del hígado graso:

  • Enfermedad no alcohólica del hígado graso
  • Enfermedad alcohólica del hígado graso (también llamada esteatohepatitis alcohólica)

Ambos tipos de enfermedad del hígado graso se diagnostican cuando la grasa constituye al menos el 10% del hígado, pero la causa de la acumulación de grasa es diferente para cada tipo.

Causas de la Enfermedad de Hígado Graso

La causa de la enfermedad del hígado graso alcohólico es la ingesta crónica y abusiva de alcohol. The Liver Foundation sugiere consumir no más de 14 bebidas a la semana para hombres y 7 bebidas a la semana para mujeres. La ingesta de mayores cantidades puede causar que se acumule grasa en el hígado.

El tratamiento para la enfermedad del hígado graso alcohólico es bastante simple: dejar de beber alcohol. Los estudios confirman que la interrupción del consumo de alcohol puede revertir la enfermedad del hígado graso alcohólico.

Sin embargo, la causa y el tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico no son tan evidentes. Esto se debe a que muchos factores diferentes (además de la ingesta de alcohol) pueden causar la acumulación de grasa en el hígado.

La verdad sobre la enfermedad del hígado graso no alcohólico

La enfermedad del hígado graso no alcohólico afecta al 20-30% de las poblaciones adultas en los países desarrollados, pero los mecanismos subyacentes a su causa se entienden de manera incompleta. A pesar de esto, podemos tomar algunas pistas de otras enfermedades comunes para descubrir por qué sucede esto.

En estudios epidemiológicos que incluyeron personas con diabetes tipo 2, del 62 al 69% de ellos también tenían enfermedad del hígado graso no alcohólico. Otro estudio encontró que el 50% de los pacientes con dislipidemia (niveles de colesterol anormalmente elevados) tenían enfermedad del hígado graso no alcohólico.

La obesidad, el síndrome metabólico y la enfermedad cardíaca también están estrechamente relacionados con la enfermedad del hígado graso no alcohólico. De hecho, la causa más común de muerte para los pacientes con enfermedad de hígado graso no alcohólico es la enfermedad cardíaca.

Lo que es aún más intrigante es que la obesidad, la diabetes tipo 2, las enfermedades cardíacas, la dislipidemia y el síndrome metabólico también están íntimamente relacionados. Esto se debe a que todos pueden ser causados ​​por una combinación de estilo de vida, genética y problemas de salud intestinal. Los científicos creen que lo mismo es cierto para la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

¿Qué causa la enfermedad del hígado graso no alcohólico?

Los mecanismos exactos que causan la enfermedad del hígado graso no alcohólico no se comprenden completamente, pero sabemos con certeza que el estilo de vida, la genética y los problemas de salud intestinal juegan un papel importante.

1. Estilo de vida: comer demasiado y hacer muy poco ejercicio

La resistencia a la insulina es un efecto secundario común de comer demasiado y hacer muy poco ejercicio, y es una de las principales razones por las que se acumula grasa en el hígado. En todo el cuerpo, la resistencia a la insulina provoca la liberación de ácidos grasos de las células grasas y la acumulación de azúcar en la sangre. El exceso de ácidos grasos y azúcar (de la sangre y la dieta) ingresa al hígado donde se convierten en grasa y se almacenan.

Mientras el hígado, los músculos y las células adiposas sean resistentes a la insulina, el azúcar continuará acumulándose en la sangre y la grasa continuará acumulándose en el hígado. Este círculo vicioso de resistencia a la insulina y acumulación de grasa en el hígado es causado por comer demasiado y hacer muy poco ejercicio.

La sobrealimentación de grasa y azúcar llena las células de energía hasta el punto en que ya no responden a la insulina. El hígado recibe el exceso de grasa y azúcar y tiene que almacenarlo para salvar al cuerpo de los efectos perjudiciales de tener demasiada grasa y azúcar en la sangre.

La forma más rápida de aumentar la acumulación de grasa en el hígado es sobrealimentando los carbohidratos. La fructosa, especialmente, conducirá a la mayor acumulación de grasa en el hígado.

Tener un estilo de vida sedentario también hará que sus células sean menos sensibles a la insulina. De hecho, los estudios muestran que sentarse 2 horas después de comer puede afectar la sensibilidad a la insulina y aumentar los niveles de azúcar en la sangre. Imagine lo que le sucede cuando pasa la mayor parte de su tiempo sentado y la mayoría de sus comidas consisten en una cantidad abrumadora de carbohidratos y grasas.

Es por eso que muchos investigadores están de acuerdo en que mejorar la sensibilidad a la insulina es una estrategia clave en el tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Sin embargo, hay un pequeño subconjunto de personas que pueden contraer la enfermedad del hígado graso no alcohólico sin mostrar signos de resistencia a la insulina.

2. Genética – Variantes genéticas, género y etnia

Como muchas enfermedades comunes, la enfermedad del hígado graso no alcohólico es poligénica. Esto significa que la interacción de muchas variantes genéticas diferentes puede hacer que alguien sea más susceptible a tener un hígado graso.

Una variante genética, en particular, que se llama PNPLA3 I148M está asociada con el desarrollo de enfermedad del hígado graso no alcohólico sin la presencia de obesidad, diabetes, dislipidemia o resistencia a la insulina.

Sin embargo, solo porque tenga el gen no significa que tendrá la enfermedad. Por ejemplo, la variante del gen PNPLA3 I148M solo conducirá a la progresión de la enfermedad en combinación con abuso de alcohol, dieta poco saludable, altos niveles de consumo de fructosa, inactividad o infección viral.

El hecho de que la enfermedad del hígado graso no alcohólico tenga una base poligénica también nos proporciona una posible explicación de por qué la enfermedad del hígado graso no alcohólico tiende a encontrarse en miembros de la misma familia. Es por eso que es de suma importancia desarrollar hábitos de vida saludables si sus padres y abuelos tuvieron enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Otros factores genéticos, como su género y etnia, también afectan su probabilidad de desarrollar la enfermedad del hígado graso. Aunque los estudios más antiguos encontraron que las mujeres tenían un mayor riesgo de enfermedad del hígado graso, los estudios actuales encontraron que es más frecuente en los hombres.

Los científicos postulan que esto se debe a la diferencia hormonal y a la distribución de grasa entre hombres y mujeres. Los hombres tienden a almacenar más grasa cerca de sus órganos, que es un tipo de grasa que es más inflamatoria. Esto aumenta el riesgo de muchas enfermedades comunes como enfermedades cardíacas, diabetes y enfermedad del hígado graso no alcohólico. Las mujeres, por otro lado, tienden a acumular grasa en sus caderas y muslos, lo que es mucho menos inflamatorio.

En lo que respecta a la etnicidad, los estudios han encontrado que los afroamericanos tienen menor riesgo de enfermedad del hígado graso no alcohólico, a pesar de tener un mayor riesgo de diabetes tipo 2. Una vez más, se cree que esto se debe al hecho de que tienden a almacenar grasa lejos de sus órganos.

Por el contrario, los asiáticos y los hispanos parecen tener mayor riesgo de enfermedad del hígado graso no alcohólico. Los investigadores piensan que esto se debe a que tienden a almacenar grasa cerca de sus órganos más que otras etnias.

3. Problemas de salud intestinal: su microbioma y enfermedad del hígado graso no alcohólico

Su microbioma está hecho de 100 billones de bacterias que recubren su intestino. Los tipos de bacterias que proliferan o perecen tienen un impacto sustancial en su salud, especialmente en la salud de su hígado.

Los estudios realizados en el microbioma de pacientes obesos encontraron que tenían una abundancia reducida de un tipo de bacteria llamada Bacteroidetes y una abundancia aumentada de otra bacteria llamada Firmicutes. Esta proporción de Bacteroidetes a Firmicutes condujo a un aumento en la absorción de lipopolisacáridos.

¿Qué son los lipopolisacáridos? Son un componente de la membrana celular de bacterias gramnegativas como Bacteroidetes. Sin embargo, no son tan inofensivos como parecen.

Los lipopolisacáridos son endotoxinas que desencadenan una respuesta inflamatoria potente en el cuerpo. Esta respuesta contribuye directamente a la resistencia a la insulina en el hígado y la obesidad.

Aunque el microbioma de cada persona es único, la dieta tiene una gran influencia. Más específicamente, una dieta alta en azúcar y alta en grasas.

Este tipo de dieta reduce la diversidad del microbioma, favoreciendo un aumento en la relación Firmicutes a Bacteroidetes en el intestino. El resultado será un perfil de microbiota que favorece el desarrollo de obesidad y enfermedad del hígado graso.

El aumento en la absorción de lipopolisacáridos causado por una dieta pobre y un microbioma que causa obesidad puede alterar el hígado tanto que la enfermedad del hígado graso no alcohólico progresa a esteatohepatitis no alcohólica.

Esteatohepatitis no alcohólica

Tener un poco de grasa extra en el hígado no causará ningún problema al 70-80% de las personas con enfermedad del hígado graso. Sin embargo, cuando la causa de esa acumulación de grasa empeora, puede conducir a la esteatohepatitis no alcohólica.

Esta forma de enfermedad del hígado graso afecta al 20-30% de los pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico, y ocurre cuando la acumulación de grasa en el hígado conduce a una inflamación que puede provocar daños en las células del hígado.

No todas las personas con un hígado graso eventualmente desarrollarán esteatohepatitis no alcohólica. Muchos factores determinan si el hígado graso provocará daño hepático, incluidos:

  • Estrés oxidativo
  • Anomalías mitocondriales
  • Alteración hormonal
  • Lipotoxicidad

El aumento de la inflamación puede empeorar el curso de la enfermedad

Para simplificar estos términos complejos, la enfermedad del hígado graso va de mal en peor cuando continúa el estilo de vida y el microbioma que causó la acumulación de grasa en el hígado. Sabemos con certeza (gracias a muchos estudios) que el consumo excesivo de calorías, el consumo excesivo de fructosa y un estilo de vida sedentario hacen que la grasa se acumule en el hígado y en otras partes del cuerpo.

Las células grasas eventualmente se sobrecargan y comienzan a secretar citocinas inflamatorias. Estas citocinas inflamatorias aumentan los niveles de inflamación y hacen que se acumulen especies reactivas de oxígeno (estrés oxidativo). A medida que continúan las malas elecciones de estilo de vida, se acumula tanta grasa en el hígado que conduce a la lipotoxicidad (acumulación de grasa en las células no grasas). La combinación de lipotoxicidad y estrés oxidativo puede causar alteraciones hormonales y daño hepático.

Mientras tanto, en el intestino, el estilo de vida que promueve el hígado graso cambia el microbioma. Esto aumenta la inflamación, el estrés oxidativo y la absorción de lipopolisacáridos, lo que causa más daño hepático.

Tener ciertas mutaciones genéticas también puede aumentar el riesgo de desarrollar esteatohepatitis no alcohólica. Por ejemplo, los portadores de la variante del gen PNPLA3 I148M y la variante TM6SF2 E167K parecen tener un mayor riesgo de esteatohepatitis no alcohólica.

Sin embargo, incluso si tiene variantes genéticas específicas que aumentan sus posibilidades de enfermedad del hígado graso y daño hepático, no está condenado a contraer esteatohepatitis no alcohólica. Esto se debe a que, como la diabetes tipo 2, la obesidad y las enfermedades cardíacas, la enfermedad del hígado graso es reversible. Además, hay noticias aún mejores: la diabetes tipo 2, la obesidad, las enfermedades cardíacas y las enfermedades del hígado graso se pueden revertir con los mismos cambios en el estilo de vida.

La enfermedad de hígado graso puede revertirse si se trata a tiempo. Recuerde que se trata de una identidad que no causa síntomas, por lo que es recomendable que consulte a un especialista si tiene antecedentes familiares y lleva un estilo de vida sedentario o una dieta no saludable. Nuestra clínica cuenta con los especialistas para poder ayudarle.

Referencias

The diagnosis and management of non-alcoholic fatty liver disease: Practice Guideline by the American Association for the Study of Liver Diseases, American College of Gastroenterology, and the American Gastroenterological Association — Wiley Online Library

Non-alcoholic fatty liver disease: an overview of prevalence, diagnosis, pathogenesis and treatment considerations — Clincial Science

The Natural History of Nonalcoholic Fatty Liver Disease: A Population-Based Cohort Study — Science Direct

New-found link between microbiota and obesity — NCBI

Association between composition of the human gastrointestinal microbiome and development of fatty liver with choline deficiency. — NCBI

Eubiosis and dysbiosis: the two sides of the microbiota. — NCBI

The Pathogenesis of Nonalcoholic Fatty Liver Disease: Interplay between Diet, Gut Microbiota, and Genetic Background — Hindawi

Effects of exercise training on intrahepatic lipid content in humans — Springer Link

En C-Mater Dei contamos con la más alta tecnología de última generación, salas de quirófano, laboratorio clínico, y un reconocido equipo de médicos especialistas y sub-especialistas en Cirugía General, Mastología, Oncología, Medicina Interna, Ginecología, Cardiología, Endocrinología, Nefrología, Patología y Radiología.

Para hacer una cita con un médico o para mayor información llámanos al: 2239-4809 o al 9950-4318.Image

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Ahora puedes revisar los resultados de tus exámenes de Laboratorio en lineaHaz click aquí
+