fbpx

Primer centro de medicina integral para la mujer en Honduras

COVID-19: Manual informativo

La COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por el nuevo coronavirus SARS-COV2. Los coronavirus son un tipo de virus que pueden causar enfermedad tanto en animales como en seres humanos.

La COVID-19 tuvo su inicio en un mercado chino de Wuhan. Aún no se sabe el origen, aunque se sospecha que el virus fue transmitido desde un murciélago. Si bien se conocen otros tipos de coronavirus, esta es una nueva cepa con una carga virulenta mayor.

La COVID-19 fue declarada una pandemia el 11 de Marzo de 2020 por la Organización Mundial de la Salud.

Síntomas de COVID-19

Los síntomas que causa la infección por coronavirus suelen aparecer 2 a 14 días después de la exposición al virus. Los síntomas son muy similares a otras infecciones por virus SARS y se caracterizan por:

  • Fiebre
  • Tos
  • Falta de aire
  • Dolor en el pecho de tipo opresivo
  • Escalofríos
  • Temblores con escalofríos
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Alteración en el sentido del gusto o del olfato

Estos síntomas pueden variar en cada persona y en intensidad.

Según las estadísticas,

  • 88 % de los casos desarrolla fiebre
  • 68 % de los casos tiene tos seca
  • 38 % de los casos tiene fatiga
  • 33 % de los casos produce esputo
  • 19 % de los casos sufre falta de aire
  • 15 % de los casos tiene dolor muscular o articular

¿Qué hacer si aparecen estos síntomas?

En caso de sospechar la enfermedad, es recomendable primero llamar a su proveedor de atención médica quien le asistirá en los pasos a seguir. La mayoría de las personas que experimentan síntomas, desarrollan la enfermedad en forma leve a moderada.

De aviso a su empleador.

En caso de síntomas graves como falta de aire, es recomendable llamar a emergencias o 911.

El diagnóstico debe realizarse lo antes posible y tomar las medidas necesarias para evitar la propagación y contagio. Además, debe tener en cuenta que, durante el período de incubación, las personas con las que estuvo en contacto pueden haber contraído el virus, por lo que es necesario realizar un seguimiento de acuerdo a las instrucciones de su proveedor de atención médica.

Complicaciones

Aunque en su mayoría las personas con COVID-19 tienen síntomas entre leves y moderados, la enfermedad puede causar complicaciones médicas graves y, en algunas personas, llevar a la muerte. Los adultos mayores o las personas con afecciones crónicas están a mayor riesgo de enfermarse gravemente con COVID-19.

Algunas de las complicaciones pueden ser:

  • Neumonía y problemas para respirar
  • Insuficiencia multiorgánica
  • Problemas cardíacos
  • Coágulos sanguíneos
  • Lesión renal aguda
  • Infecciones virales y bacterianas adicionales

¿Cómo se propaga el virus SARS-COV2?

El nuevo coronavirus se propaga a través de:

  • Superficies de contacto.
  • Por aire a través de las gotas de la tos o estornudos.
  • Contacto con una persona infectada (sintomática o no) y luego tocarse la nariz, ojos o boca.

Hasta el momento, se sabe que la transmisión es mayor entre contacto con personas cercanas (2 metros o 6 pies).

¿Qué debo hacer para evitar contraer y propagar el virus?

Actualmente no hay vacuna para prevenir la infección ni tratamiento específico contra el nuevo coronavirus. Por lo tanto, es de máxima importancia que se extremen los cuidados para prevenir la infección y el contagio.

  1. Quedarse en casa cuanto sea posible y mantener distancia entre usted y otros (6 pies o 2 metros) si el COVID-19 se está propagando en su comunidad, especialmente si corre un riesgo más alto de una enfermedad grave.
  2. Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón (o desinfectante con 70% de alcohol) durante al menos 20 segundos, especialmente después de haber estado en un lugar público, o después de sonarse la nariz, toser o estornudar; después de usar el baño, antes de comer o preparar comida, después del contacto con animales o mascotas, antes y después de brindar atención de rutina a otra persona que necesita asistencia (por ejemplo, un niño).
  3. Evitartocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  4. Evitar el contacto cercano con personas enfermas, incluso dentro de su hogar.}
  5. Mantenerse al menos a 6 pies (aproximadamente 2 brazos) de otras personas.
  6. Evitar reuniones en grupos.
  7. Mantenerse alejado de lugares concurridos.
  8. Utilizar mascarilla o tapabocas cuando está cerca de otras personas.
  9. Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel cuando tosa o estornude o use la parte interior del codo.
  10. Tirar los pañuelos usados a la basura.
  11. Limpiar y desinfectar las superficies frecuentemente tocadas en forma diaria. Esto incluye mesas, picaportes de puertas, interruptores de luz, encimeras, manijas, escritorios, teléfonos, teclados, inodoros, grifos y lavabos.
  12. Usar guantes reutilizables o desechables para la limpieza y desinfección de rutina.

Desinfectantes útiles:

  • Las soluciones de cloro serán efectivas para la desinfección hasta por 24 horas. Prepare 5 cucharadas (1/3 de taza) de blanqueador por galón de agua o 4 cucharaditas de cloro por litro de agua.
  • También se pueden usar soluciones de alcohol con al menos 70% de alcohol.

  • Cubrir los dispositivos electrónicos con una cubierta lavable.
  • Usar toallitas o aerosoles a base de alcohol que contengan al menos un 70% de alcohol para limpiar la superficie de dispositivos electrónicos.
  • Usar guantes desechables cuando se manipule ropa sucia de una persona enferma.
  • Limpiar y desinfectar las cestas de ropa según las instrucciones anteriores para superficies.
  • Si hay un enfermo en su casa, éste debe permanecer aislado y con la habitación desinfectada.

Protocolo de llegada a casa

El objetivo del protocolo de llegada a casa es que las personas y el entorno del hogar permanezcan a salvo de la exposición al COVID-19.

Estos son algunos consejos que usted puede implementar para reducir la probabilidad de exposición al virus causante de COVID1-9.

Quite su calzado en la puerta antes de ingresar a su casa. Es conveniente que lo deje allí y lo utilice sólo para salir de casa. Desinfecte el calzado con alcohol al 70% antes y después de salir de su casa.

Al llegar a su casa, no toque ningún mueble ni se siente en ninguna parte. Es necesario realizar una desinfección preventiva en primer lugar.

Si usted recibió facturas de servicios públicos o trae consigo algún papel, es recomendable mantenerlo aparte o tirar a la basura todo lo que corresponda.

Rociar con alcohol al 70% la ropa, llave, herramientas de trabajo, picaportes de la puerta de entrada, cartera, etc con el fin de eliminar cualquier carga viral.

Desinfecte las patas de su mascota si la sacó a dar un paseo. Es importante no utilizar legía en este caso. Sólo alcohol al 70%.

Coloque toda la ropa utilizada en el lavarropas.

Tome una ducha. Lávese el pelo y cepille sus dientes.

Acceso a pruebas y diagnóstico

Los empleadores pueden requerir la prueba COVID-19 como condición para regresar al lugar de trabajo o ante sospecha de una exposición. Actualmente, no hay una guía de testeo para el ámbito laboral. Sin embargo, los empleadores deben garantizar a los trabajadores el acceso a pruebas de COVID-19 sin costo alguno. Tenga en cuenta que, a la fecha, los kits de prueba son escasos, pero que se prevé que aumente su disponibilidad.

Para que un empleador ofrezca o requiera que los empleados se sometan a las pruebas de infección con COVID-19, esto puede brindar cierta tranquilidad a la fuerza laboral y a los supervisores, y tiene el potencial de hacer que la evaluación de contactos sea más eficiente y precisa. Al mismo tiempo, la implementación de un régimen de prueba requiere un análisis cuidadoso de cuestiones específicas de regulación, salud ocupacional, privacidad de la salud, ética y logística.

Si los trabajadores aceptan compartir los resultados de sus pruebas, los empleadores deberían explicar exactamente cómo usarán la información. En caso de resultado positivo, el empleado será colocado en situación de aislamiento de acuerdo a las leyes vigentes. En ningún caso será despedido.

Por otro lado, cualquier prueba de COVID-19 requiere que un médico con licencia emita una orden de prueba a un laboratorio clínico certificado.

Durante una infección, el virus se multiplica activamente. Primero, existe un período de latencia en el que todavía no es posible detectar la respuesta del sistema inmune. Pero después de unos 3 a 5 días, comienza la producción de anticuerpos. Se producen primero anticuerpos del tipo IgM hasta alcanzar un máximo a los 7-10 días para, más tarde, casi desaparecer.

Esta respuesta primaria es indicativa de una infección aguda. Posteriormente se producirá la respuesta inmune secundaria, más rápida, intensa y prolongada. Se producirán anticuerpos de tipo IgG y con una vida media mayor en la sangre. Además, a nivel de las secreciones mucosas, como las respiratorias, juega un papel predominante la IgA.

La FDA ha autorizado la comercialización y el uso de kits de prueba comerciales autorizados y pruebas desarrolladas en laboratorio (LDT) para diagnosticar COVID-19 o identificar la presencia o ausencia de anticuerpos mientras no haya suficientes alternativas disponibles aprobadas. La FDA también está ejerciendo discreción de cumplimiento con respecto a la comercialización y el uso de ciertas pruebas COVID-19 en espera de una solicitud de la EUA (autorización de uso de emergencia) o, en algunos casos, sin que el fabricante del laboratorio o prueba solicite una EUA.

Para detectar la presencia del virus (detección directa) se pueden emplear tres tipos de test:

1.       la prueba de RT-PCR, que detecta el genoma del virus

2.       las pruebas inmunológicas, que detectan las proteínas (antígenos) del virus.

3.       las pruebas serológicas, que detectan los anticuerpos que se producen como respuesta a la infección, son los de detección indirecta del virus.

Las pruebas moleculares analizan el ARN amplificado o material genético de una variedad de tipos de muestras (por ejemplo, hisopos de nariz / garganta o saliva) para identificar el virus activo, son las pruebas COVID-19 utilizadas con mayor frecuencia y son las más precisas para determinar el estado actual de la infección. Sin embargo, son las pruebas más caras y menos disponibles.

Las pruebas serológicas detectan la presencia de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en suero, plasma o sangre completa, lo que puede ser indicativo de una infección actual o reciente, pero no puede diagnosticar una infección aguda.

Sensibilidad y especificidad de las pruebas

Cuando se necesita saber que tan efectiva es una prueba de diagnóstico se compara el resultado de esa prueba en un grupo de individuos que sabe que están sanos o están infectados (grupo de control).

Esto se hace comparando la prueba con otra que se considera el patrón de referencia (gold standard). Con estos resultados se construye la tabla que nos muestra la distribución de sanos y enfermos y el resultado de la efectividad de la prueba en cuestión.

De esta manera, podemos clasificar los pacientes como:

  • Verdaderos positivos: Con infección confirmada
  • Verdaderos negativos: Sin infección confirmada
  • Falsos positivos: sin infección activa, pero con resultado de prueba positivo
  • Falsos negativos: con infección activa, pero resultado de prueba negativo

Con estos datos podremos calcular la sensibilidad y la especificidad de una determinada prueba.

La sensibilidad de la prueba representa la probabilidad de clasificar correctamente a los infectados, la proporción de verdaderos positivos:

Sensibilidad = verdaderos positivos / total de infectados

La especificidad de una prueba representa la probabilidad de clasificar correctamente a los sanos, la proporción de verdaderos negativos.

Especificidad = verdaderos negativos / total de sanos.

La importancia de testear con una prueba aprobada y rápida

Debido a la rapidez con que el virus se propaga y, teniendo en cuenta que en lugares de alta circulación viral o circulación comunitaria ciertas personas pueden estar asintomáticas pero infectadas, se hace necesario contar con una prueba con las siguientes características:

  • Aprobada por la FDA
  • Que sea lo suficientemente específica para detectar a quienes están infectados, pero sin síntomas aún
  • Que sea lo suficientemente sensible para descartar a quienes ya estuvieron infectados
  • Que sea accesible
  • Que provea resultados en forma rápida
  • Que pueda ser llevada a cabo por laboratorios autorizados.

Las pruebas qSARS-CoV-2 IgG / IgM es un tipo de prueba rápida de detección cualitativa de anticuerpos contra el nuevo coronavirus 2019 (SARS-CoV-2) en muestras de suero, plasma o sangre.

El cuerpo produce diferentes anticuerpos, o inmunoglobulinas, para combatir diferentes agresores. Por ejemplo, el anticuerpo para la varicela no es el mismo que el anticuerpo para la mononucleosis. A veces, el cuerpo incluso puede producir anticuerpos contra sí mismo por error, tratando órganos y tejidos sanos como invasores extraños. Esto sería una enfermedad autoinmune.

Los tipos de anticuerpos son:

Inmunoglobulina A (IgA): se encuentra en los revestimientos del tracto respiratorio y el sistema digestivo, así como en la saliva (saliva), las lágrimas y la leche materna.

Inmunoglobulina G (IgG): este es el anticuerpo más común. Está en la sangre y otros fluidos corporales, y protege contra las infecciones bacterianas y virales. La IgG puede demorar en formarse después de una infección o inmunización.

Inmunoglobulina M (IgM): se encuentra principalmente en la sangre y el líquido linfático, este es el primer anticuerpo que produce el cuerpo cuando combate una nueva infección.

Inmunoglobulina E (IgE): normalmente se encuentra en pequeñas cantidades en la sangre. Puede haber cantidades más altas cuando el cuerpo reacciona de forma exagerada a los alérgenos o está luchando contra una infección de un parásito.

Inmunoglobulina D (IgD): este es el anticuerpo menos comprendido, con solo pequeñas cantidades en la sangre.

El test qSARS-CoV-2 IgG / IgM está destinado a ser utilizado como una ayuda en el diagnóstico de infecciones virales por SARS-CoV-2. Cualquier muestra reactiva con la prueba rápida qSARS-CoV-2 IgG / IgM se confirma con métodos de prueba alternativos.

El test qSARS-CoV-2 IgG/IgM ha sido aprobado para su utilización por la FDA en Estados Unidos como uno de los sistemas más efectivos de detección de qSARS-CoV-2 en el mercado. El rendimiento de efectividad es:

Sensibilidad: 93.75% (95% CI: 88.06 – 97.26%)

Especificidad: 96.40% (95% CI: 92.26 – 97.78%)

Además de contar con las ventajas mencionadas anteriormente, este tipo de prueba puede utilizarse en forma exploratoria tanto en forma preventiva como en protocolos de vuelta de trabajo.

Al contar con la posibilidad de testar a más trabajadores en una fase exploratoria, se pueden excluir los casos positivos y los sospechosos (falsos negativos), para luego realizar una prueba de PCR (proteína C reactiva) y confirmar a través del diagnóstico directo de la presencia viral en sangre.

Protocolo de bioseguridad – Importancia de la prevención y correcta implementación del protocolo

Ante todo, es importante hacer hincapié en la prevención de la infección por coronavirus. Para ello puede seguir las siguientes recomendaciones en el lugar de trabajo:

  • Tenga contenedores de basura cerrados disponibles para los empleados.
  • Deseche los pañuelos de papel después de usarlos en un contenedor de basura cerrado .
  • Lo más importante: no se toque la cara.
  • Dado que el Coronavirus puede sobrevivir varias horas en el aire, abra regularmente las ventanas para dejar entrar aire fresco.
  • Desinfecte las pantallas de su teléfono móvil, computadora de escritorio, computadora portátil, teclado y mouse de manera regular.
  • Trabaje desde casa (si es posible).
  • Evite usar cualquier transporte público durante las horas pico.
  • Lávese las manos. Esto debería ser lo primero que haga después de ingresar a un nuevo edificio. Lávese también las muñecas y el espacio entre los dedos.
  • Evite dar la mano.
  • Durante las reuniones, mantenga la distancia con sus compañeros de trabajo.
  • Si estornuda o tose, tape su boca con el antebrazo o un pañuelo de papel / pañuelo
  • Cuide su sistema inmunitario. Algunos consejos de salud generales naturales son:
  • Coma suficientes frutas y verduras (orgánicas) (al menos 5 al día)
  • Haga ejercicio regularmente (al menos 20 ‘cada día)
  • Trate de minimizar el estrés
  • Duerma lo suficiente y regularmente
  • Beba suficiente agua (2-3 litros por día)
  • El jengibre y la equinacea también pueden ayudar
  • Evite los alimentos y bebidas que debilitan su sistema inmunológico (alcohol, cigarrillos, dulces, alimentos poco saludables).
  • Mantenga la calma, aunque este virus es contagioso, su mortalidad es baja, tenga esto en cuenta.

Si tiene síntomas

Quédese en casa si tiene síntomas respiratorios (tos, estornudos, falta de aire) y / o una temperatura superior a 37.8 ° C.

Hable con su médico de cabecera y solo vaya al consultorio del médico o a la sala de emergencias después de llamar por teléfono.

Responsabilidades en el lugar de trabajo

En términos generales, los empleadores deben, en la medida en que sea razonablemente practicable:

a. proporcionar y mantener un entorno de trabajo que sea seguro y sin riesgos para la salud de los empleados y otras personas;

b. proporcionar información, instrucción, capacitación o supervisión como es necesario para proteger a todas las personas de los riesgos para su salud. Cualquier información, instrucción y capacitación que se necesite se debe proporcionar de una manera que sea fácilmente comprensible, así que cualquier barrera de idioma deberá ser considerada;

c. Vigilar la salud de los empleados y otras personas en lugares de trabajo;

d. vigilar las condiciones en todos los lugares de trabajo; y

e. Asegurarse de que las personas que no sean empleados no estén expuestos a riesgos para su salud o seguridad derivados de las operaciones del empleador.

Los empleados y otras personas en el lugar de trabajo también tienen responsabilidades. En

términos generales, los empleados y otras personas deben:

a. tener un cuidado razonable de su propia salud y seguridad;

b. cuidar razonablemente de que sus actos u omisiones no afectan negativamente a la salud y la seguridad de otras personas;

c. Cooperar, en la medida de lo razonablemente posible, con cualquier instrucción razonable dada por el empleador.

 La importancia de la evaluación del riesgo

Los empleadores deben determinar si existe un riesgo para la salud de los empleados y otras personas por la exposición al COVID-19 en su lugar de trabajo. Identificar el nivel de riesgo puede incluir:

a. el asesoramiento de expertos de vigilancia a medida que la la situación de COVID-19 se desarrolla;

b. examen de la aplicación políticas, procedimientos y prácticas de lucha contra la infección

para garantizar que son efectivas y están siendo seguidas;

c. educar a las personas en el lugar de trabajo hasta nueva información;

d. consultar con otras personas con las que trabaja el empleador, en particular los contratistas y los proveedores de mano de obra para asegurar que también están siendo activos, en la medida en que es necesario, en la gestión del riesgo;

e. Considerar si las actividades laborales ponen a otras personas en riesgo.

Cuando no es posible implementar controles de ingeniería y administrativos, o si dichos controles no garantizan protección absoluta, de conformidad con las normas de la OSHA, los empleadores deben:

  • Determinar cuál es el EPP necesario en función de las tareas específicas de sus trabajadores
  • Seleccionar y entregar el EPP apropiado a los trabajadores, sin costo, y
  • Capacitar a sus trabajadores acerca de su uso correcto.

Fomente que los empleados usen una cubierta de tela para la cara en el trabajo si en la evaluación de riesgos se determina que no necesitan EPP, como una mascarilla de respiración o una mascarilla médica como protección.

Los CDC recomiendan el uso de cubiertas de tela para la cara como medida para contener las gotitas respiratorias de quien la usa y ayudar a proteger a sus colegas y al público en general.

Las cubiertas de tela para la cara no se consideran EPP. Pueden evitar que los trabajadores, incluso los que no saben que tienen el virus, lo transmitan a otros, pero no protegen a los usuarios de la exposición al virus que causa el COVID-19.

Siga las recomendaciones de limpieza y desinfección de los CDC:

Limpie las superficies sucias con agua y jabón antes de desinfectarlas.

Para desinfectar superficies, use productos que cumplan con los criterios de la EPA para usar contra el SARS-Cov-2ícono de sitio externo, el virus que causa el COVID-19, y que sean aptos para la superficie.

Use siempre guantes y batas adecuadas para los productos químicos que usará para limpiar y desinfectar.

Es posible que deba usar EPP adicional en función del entorno y el producto desinfectante que utiliza. Consulte las instrucciones del fabricante de cada producto que use.

Limpie como rutina las superficies que se tocan con frecuencia en el lugar de trabajo como puestos de trabajo, teclados, teléfonos, barandas y manijas de las puertas.

Si las superficies están sucias, límpielas con agua y jabón o detergente antes de desinfectarlas.

Para la desinfección deberían resultar eficaces los desinfectantes para el hogar registrados en la EPA. Hay un listado de productos aprobados por la EPA para combatir el virus que causa el COVID-19ícono de sitio externo disponible en el sitio web de la EPA. Siga las instrucciones del fabricante para cada uno de los productos de limpieza y desinfección (p. ej., concentración, método de aplicación y tiempo de contacto).

Desaliente que los empleados usen los teléfonos, escritorios, oficinas u otras herramientas y equipos de trabajo de otros empleados siempre que sea posible.

Proporcione toallitas desinfectantes desechables para que los empleados puedan limpiar superficies de uso frecuente (como manijas de las puertas, teclados, controles remotos, escritorios, otras herramientas y equipos de trabajo) antes de cada uso.

Almacene y use los desinfectantes de manera responsable y adecuada según lo indicado en la etiqueta.

No mezcle blanqueador con cloro con otros productos de limpieza y desinfección. Esto puede causar vapores que podrían ser peligrosos si los inspira.

Recomiende a los empleados que siempre usen los guantes adecuados para el producto químico que emplean al limpiar y desinfectar e infórmeles que podrían necesitar EPP adicional con base en el entorno y el producto.

Controles de ejemplo para prevenir la propagación del COVID-19 en entornos laborales

Área de Ingeniería

Establecimientos y equipos

  • Evalúe la factibilidad de controles de ingeniería para riesgos laborales
  • Garantice que los sistemas de ventilación y agua funcionen correctamente
  • Modifique los espacios de trabajo para mantener el distanciamiento social. Los ejemplos incluyen:
  • Coloque divisores como barrera de protección
  • Aleje el lector de pagos de la caja
  • Use anuncios verbales, carteles y señalizaciones visuales para fomentar el distanciamiento social
  • Quite/reorganice los muebles
  • Ofrezca alternativas de compra remota (como entregas y recogida)

Área administrativa

Administración y comunicaciones

  • Monitoree las comunicaciones de salud pública estatales y locales acerca del COVID-19
  • Aliente a los trabajadores enfermos a notificar sus síntomas, quedarse en casa y seguir la guía de los CDC
  • Elabore estrategias para abordar las inquietudes de los trabajadores y comunicarse con los trabajadores.
  • Recuerde a los trabajadores qué servicios de apoyo hay disponibles
  • Comunique sus políticas y prácticas a socios, proveedores y otros contratistas
  • Fomente el distanciamiento social y el uso de cubiertas de tela para la cara (si corresponde) en el lugar de trabajo
  • Use tecnología para fomentar el distanciamiento social (como teletrabajo o reuniones virtuales)
  • Cancele eventos grupales
  • Cierre/limite el uso de espacios compartidos
  • Pida a los clientes que están enfermos que se queden en sus casas
  • Evalúe políticas que fomenten licencias por enfermedad flexibles y horarios de trabajo alternativos.
  • Programe la reposición de existencias durante horarios de menos actividad

Limpieza y desinfección

  • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia (como mesones, estantes, exhibidores)
  • Entregue a los empleados toallitas desinfectantes desechables, limpiadores o aerosoles efectivos contra el virus que causa el COVID-19

Capacitación

  • Capacite a los empleados sobre:
  • Políticas para reducir la propagación del COVID-19
  • Higiene en general
  • Los síntomas, qué hacer si están enfermos
  • Limpieza y desinfección
  • Cubiertas de tela para la cara
  • Distanciamiento social
  • El uso de EPP
  • Prácticas de trabajo seguras
  • Manejo del estrés

Equipos de protección personal (EPP)

  • Realice una evaluación de riesgos en el lugar de trabajo
  • Evalúe qué EPP se necesita para cada tarea de sus trabajadores con base en los riesgos y otros controles implementados
  • Seleccione y proporcione el EPP correspondiente a los trabajadores, sin costo.

De acuerdo al área de la industria en la que se desenvuelve, este EPP puede incluir:

•       Mascarillas N-95

•       Guantes

•       Jabón líquido

•       Alcohol en gel

Para desinfectar las superficies, estas deben limpiarse con alcohol, peróxido de hidrógeno y cloro en concentraciones suficientemente altas (etanol al 62-71 %, peróxido de hidrógeno al 0,5 % o hipoclorito de sodio al 0,1 %, como mínimo) durante al menos un minuto.

Cualquier contaminación evidente con sangre o fluidos corporales debe tratarse con especial cuidado tanto para desinfectar la zona como para proteger al personal de limpieza, que debe estar informado o capacitado con respecto a la manera de desinfectar adecuadamente. Una limpieza frecuente de las superficies y el equipo del lugar de trabajo, especialmente durante el cambio de turno, puede ayudar a reducir la transmisión.

Referencias

Immunopathogenesis of coronavirus infections: implications for SARS

Coronavirus (COVID-19) Employee Guide

Phasing-In: Use of COVID-19 Testing as a “Return to Work” Strategy

Coronavirus (COVID-19): getting tested

Loeffelholz MJ, Tang YW. Laboratory diagnosis of emerging human coronavirus infections – the state of the art. Emerg Microbes Infect. 2020;9(1):747–756. doi:10.1080/22221751.2020.1745095

Carver C, Jones N. Comparative accuracy of oropharyngeal and nasopharyngeal swabs for diagnosis of COVID-19. Oxford COVID-19 evidence service team centre for evidence based medicine. 2020.

Sheridan C. Fast, portable tests come online to curb coronavirus pandemic. Nat Biotechnol2020. [Epub ahead of print] doi:10.1038/d41587-020-00010-2 pmid:32203294

Li Z, Yi Y, Luo X, et al. Development and clinical application of a rapid IgM-IgG combined antibody test for SARS-CoV-2 infection diagnosis. J Med Virol2020. [Epub ahead of print]. . doi:10.1002/jmv.25727 pmid:32104917

Zhao J, Yuan Q, Wang H, et al. Antibody responses to SARS-CoV-2 in patients of novel coronavirus disease 2019. Clin Infect Dis2020:ciaa344; [Epub ahead of print]. doi:10.1093/cid/ciaa344 pmid:32221519

Wu LP, Wang NC, Chang YH, et al. Duration of antibody responses after severe acute respiratory syndrome. Emerg Infect Dis. 2007;13(10):1562–1564. doi:10.3201/eid1310.070576

Wu F, Wang A, Wang Q, et al. Neutralizing antibody responses to SARS-CoV-2 in a COVID-19 recovered patient cohort and their implications. medRxiv. [Epub ahead of print].

FDA: FAQs on Testing for SARS-CoV-2

Guía interina para empresas y empleadores en su respuesta a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), mayo del 2020

National Biosecurity Standards and Biosecurity Principles

Laboratory biosafety guidance related to coronavirus disease 2019 (COVID-19)

COVID-19: EU-OSHA guidance for the workplace

GETTING YOUR WORKPLACE READY FOR COVID-19

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Ahora puedes revisar los resultados de tus exámenes de Laboratorio en lineaHaz click aquí
+