fbpx

Primer centro de medicina integral para la mujer en Honduras

Llámanos 2239-4809

¿Cómo seguir una dieta adecuada si tienes diabetes y enfermedad renal?


Consulta con tu médico especialista en Medicina Interna y Nefrología para cualquier inquietud que tengas acerca de la diabetes y/o enfermedad renal. La prevención es tu mejor arma.


Uno de los principales objetivos del plan alimentario en los pacientes con diabetes, es prevenir la malnutrición y aportar los nutrientes necesarios para evitar las complicaciones a largo plazo.

Cuando la enfermedad renal ya está instalada, nuevos cuidados nutricionales deben tenerse en cuenta. Uno de ellos es la restricción alimentaria de potasio. En este artículo, profundizamos sobre este tema y proporcionamos información para seguir un plan alimentario adecuado y sin complicaciones.

¿Por qué importan tus niveles de potasio?

El trabajo principal de los riñones es limpiar tu sangre del exceso de líquidos y productos de desecho. Cuando funcionan normalmente, éstos órganos del tamaño de un puño pueden filtrar 120-150 cuartos de galón de sangre cada día, produciendo de uno a dos cuartos de galón de orina. Esto ayuda a prevenir la acumulación de desechos en el cuerpo. También ayuda a mantener los electrolitos, como el sodio, los fosfatos y el potasio en niveles estables.

Las personas con enfermedad renal y diabetes tienen una función renal disminuida. Por lo general, no pueden regular el potasio de manera eficiente. Esto puede hacer que los niveles de potasio permanezcan altos en la sangre. Algunos medicamentos utilizados para tratar la enfermedad renal también aumentan el potasio, lo que puede agravar el problema. Los niveles altos de potasio generalmente se desarrollan lentamente durante semanas o meses. Esto puede provocar sensaciones de fatiga o náuseas.

Cuidado! Si tus picos de potasio aparecen repentinamente, puedes experimentar dificultad para respirar, dolor en el pecho o palpitaciones cardíacas. Si comienzas a experimentar estos síntomas, llame a los servicios de emergencia locales. Esta condición, llamada hipercalemia, requiere atención médica inmediata.

¿Cómo puedo minimizar mi acumulación de potasio?

Una de las mejores formas de reducir la acumulación de potasio es hacer cambios en la dieta. Para hacer eso, necesitarás saber qué alimentos son ricos en potasio y cuáles son bajos. Asegúrate de investigar y leer las etiquetas nutricionales de tus comidas y alimentos envasados.

Ten en cuenta que lo que cuenta no es solo lo que comes, sino también cuánto comes. El control de porciones es importante para el éxito de cualquier dieta adecuada para los riñones. Incluso un alimento que se considera bajo en potasio puede aumentar tus niveles si comes demasiado.

Alimentos para agregar a tu dieta

 

Los alimentos se consideran bajos en potasio si contienen 200 miligramos (mg) o menos por porción habitual de consumo. Algunos alimentos bajos en potasio incluyen:

  • Bayas, como fresas y arándanos
  • Manzanas
  • Toronja
  • Piña
  • Arándanos y jugo de arándano
  • Coliflor
  • Brócoli
  • Berenjena
  • Judías verdes
  • Arroz decorticado o blanco
  • Pasta hecha con harina refinada
  • Pan blanco
  • Salmón

Alimentos para limitar o evitar

Los alimentos se consideran ricos en potasio si contienen más de 200 mg por porción habitual de consumo. Estos deben comerse en cantidades muy pequeñas o evitarse por completo. Limita los alimentos ricos en potasio como:

  • Plátanos
  • Bananos
  • Aguacates
  • Pasas
  • Ciruelas pasas y jugo de ciruela
  • Naranjas y jugo de naranja
  • Tomates, jugo de tomate y salsa de tomate
  • Lentejas
  • Espinacas
  • Coles de Bruselas
  • Guisantes
  • Patatas (regulares y dulces)
  • Calabaza
  • Damascos secos
  • Arroz integral o salvaje
  • Productos de trigo integral, incluyendo pasta y pan
  • Leche
  • Productos de salvado
  • Queso bajo en sodio
  • Nueces
  • Carne de vaca
  • Pollo
  • Atún

Cómo reducir el potasio de frutas y verduras

Si puedes, intercambia frutas y verduras enlatadas por sus equivalentes frescos o congelados. El potasio en los productos enlatados se filtra al agua o al jugo en la lata. Si usas este jugo en tu comida o lo bebes, puedes causar un aumento en sus niveles de potasio.

El jugo generalmente tiene un alto contenido de sal, lo que hará que el cuerpo retenga agua. Esto puede llevar a complicaciones con tus riñones. Esto también es cierto para el jugo de carne, así que asegúrate de evitar esto también.

Si solo tienes productos enlatados a mano, asegúrate de drenar el jugo y desecharlo. También debes enjuagar los alimentos enlatados con agua. Esto puede reducir la cantidad de potasio que consumes.

Si estás cocinando un plato que requiere un vegetal rico en potasio y no deseas sustituirlo, puedes extraer algo del potasio del vegetal.

La National Kidney Foundation aconseja el siguiente enfoque para la reducción de potasio en las papas, batatas, zanahorias, remolachas, calabaza de invierno y nabos:

  1. Pelar la verdura y colocarla en agua fría para que no se oscurezca.
  2. Rebanar el vegetal en partes de 1/8 de pulgada de espesor.
  3. Enjuagar con agua tibia durante unos segundos.
  4. Remojar las piezas durante un mínimo de dos horas en agua tibia. Usar 10 veces la cantidad de agua para la cantidad de vegetales. Si remojas la verdura durante más tiempo, asegúrate de cambiar el agua cada cuatro horas.
  5. Enjuagar la verdura bajo agua tibia de nuevo durante unos segundos.
  6. Cocinar la verdura con cinco veces la cantidad de agua por la cantidad de verdura.

¿Qué cantidad de potasio es segura?

Las personas con un funcionamiento normal de sus riñones necesitan alrededor de 4.700 mg de potasio en su dieta diaria. Sin embargo, las personas con enfermedad renal crónica (ERC) deben consumir mucho menos, alrededor de 1.500 a 2.700 mg por día.

Si tienes ERC y diabetes, tu médico debe controlar tu potasio una vez al mes. Harán esto con un simple análisis de sangre. La prueba de sangre determinará tu nivel mensual de milimoles de potasio por litro de sangre (mmol / L).

Los tres niveles son:

  • Zona segura: 3.5 a 5.0 mmol / L
  • Zona de precaución: 5.1 a 6.0 mmol / L
  • Zona de peligro: 6.0 mmol / L o más

Tu médico puede trabajar contigo para determinar la cantidad de potasio que debes ingerir a diario, al mismo tiempo que permite la mejor nutrición posible. También controlarán tus niveles para asegurarte de que te mantienes dentro de un rango seguro.

Las personas con niveles altos de potasio no siempre tienen síntomas, por lo que ser monitoreado es importante. Si tienes síntomas, éstos pueden incluir:

  • Fatiga
  • Debilidad
  • Entumecimiento u hormigueo
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolor de pecho
  • Pulso irregular
  • Latidos cardíacos erráticos o disminuídos

¿Cómo puede la enfermedad renal afectar mis otras necesidades nutricionales?

Si padeces una enfermedad renal, satisfacer tus necesidades nutricionales puede ser más fácil de lo que crees. El truco consiste en familiarizarse con lo que puedes comer y lo que debes reducir o eliminar de tu dieta.

Comer porciones más pequeñas de proteínas, como pollo y carne de res, es importante. Una dieta rica en proteínas puede hacer que tus riñones trabajen demasiado. Reducir el consumo de proteínas al practicar el control de porciones puede ayudar. Para ello debes controlar el consumo de los siguientes alimentos:

  • Leche
  • Quesos
  • Huevos
  • Carnes
  • Fiambres y derivados
  • Cereales y derivados
  • Legumbres y derivados

Los alimentos ricos en proteínas, ya sean de origen vegetal o de origen animal, deben reducirse y establecer un sistema de medición de porciones para no aportar demasiado, y a la vez nutrir según las necesidades. Muchos pacientes renales padecen desnutrición proteica como consecuencia de la reducción excesiva de proteínas. Si bien este es un nutriente que debe controlarse, las necesidades deben cubrirse y si la enfermedad renal está en etapa compensada puede aportarse una cantidad de 0,8 a 1 gr/kg/día.

Si te encuentras haciendo hemodiálisis o diálisis peritoneal, la ingesta recomendada de proteínas puede incluso aumentarse a 1,2 a 1,5 gr/kg/día. En la práctica, esto es equivalente a una taza de leche o yogur por día y una porción del tamaño de la palma de la mano de carne por día. La porción de carne puede reemplazarse por 2 huevos y una porción de queso de mediana maduración o pasta blanda.

El sodio puede aumentar la sed y llevarte a beber demasiados líquidos o causar hinchazón corporal, los cuales son malos para tus riñones. El sodio es un ingrediente escondido en muchos alimentos envasados, así que asegúrate de leer las etiquetas. En lugar de buscar la sal para sazonar tu plato, opta por hierbas y otros condimentos que no incluyan sodio o potasio.

También es probable que necesites tomar fosfato con tus comidas. Esto puede evitar que los niveles de fósforo aumenten demasiado. Si estos niveles son demasiado altos, pueden causar una disminución inversa en el calcio, lo que lleva a la debilidad de los huesos u otra condición llamada desorden mineral óseo.

También puedes considerar limitar tu colesterol y la ingesta total de grasas. Cuando tus riñones no filtran eficazmente, comer alimentos con alto porcentaje de estos componentes es más difícil para tu cuerpo. Tener sobrepeso debido a una dieta deficiente también puede aumentar el estrés en los riñones.

¿Puedo seguir comiendo afuera si tengo una enfermedad renal?

En un principio, el plan alimentario de un paciente con enfermedad renal y diabetes puede resultar desafiante, pero puedes encontrar platos y recetas que cuiden los riñones en casi todos los tipos de cocina. Por ejemplo, la carne y el marisco a la parrilla son buenas opciones en la mayoría de los restaurantes. También puedes optar por una ensalada en lugar de una guarnición a base de papas como papas fritas, papas fritas o puré de papas.

Si estás en un restaurante italiano, evita la salchicha y el pepperoni. En cambio, puedes escoger una simple ensalada y pasta con salsa sin tomate. Si estás comiendo comida india, ve por los platos de curry o pollo Tandoori. Asegúrate de evitar las lentejas.

Siempre solicita tu plato sin sal agregada, y pide que los aderezos y salsas te los sirvan aparte. El control de porciones es una herramienta útil. Por lo general, puedes pedir porciones como para un niño si la comida es demasiado alta en sodio o potasio.

Algunas cocinas, como la china o la japonesa, son generalmente más altas en sodio. Ordenar en este tipo de restaurantes puede requerir más delicadeza. Elige platos con arroz al vapor, en lugar de fritos. No agregue salsa de soja, salsa de pescado ni nada que contenga MSG a tu comida.

Las carnes Deli también tienen un alto contenido de sal y deben evitarse.

Conclusiones

Si padeces una enfermedad renal y diabetes, la reducción de tu consumo de potasio será un aspecto importante de tu vida cotidiana. Tus necesidades dietéticas pueden continuar cambiando y requerirán monitoreo si la enfermedad de tu riñón progresa.

Además de trabajar con tu médico, puede ser útil reunirte con un nefrólogo, quien es especialista en el tratamiento de enfermedades renales. El nefrólogo te ayudará a controlar tus niveles de potasio, sodio, fósforo y proteínas, que son los nutrientes críticos en los pacientes renales

También debes consultar con tu médico sobre la cantidad de líquido que debes tomar cada día. Beber demasiado líquido, incluso agua, puede afectar tus riñones.

Si crees que necesitas asesoramiento para el manejo adecuado de tu enfermedad renal, no dejes de solicitar una cita en nuestra clínica.

Consulta con tu médico

Las personas que sufren otras enfermedades que aumentan el riesgo cardíaco como diabetes u obesidad, deben controlar su presión arterial con más frecuencia. De la misma manera quienes tienen malos hábitos alimentarios como exceso en el consumo de sal y/o alcohol.

Realizar los controles periódicos, especialmente quienes tienen más posibilidades de desarrollar esta enfermedad, es la mejor forma de llegar a un diagnóstico temprano. Consulta con un especialista en nuestra clínica para más información.

logo_materdei

En C-Mater Dei contamos con la más alta tecnología de última generación y un reconocido equipo de médicos especialistas y sub-especialistas en Cirugía General, Mastología, Oncología, Medicina Interna, Ginecología, Cardiología, Endocrinología, Nefrología, Patología y Radiología.

Para hacer una cita con un médico o para mayor información llámanos al: 2239-4809.

Logo Lab C-Mater Dei

Referencias

About chronic kidney disease. (n.d.)
kidney.org/kidneydisease/aboutckd

Castle, E. P. (2016, April 26). Renal diet for vegetarians: What about protein?
mayoclinic.org/diseases-conditions/kidney-disease/expert-answers/renal-diet/faq-20058205

Dining out with confidence. (2015)
kidney.org/atoz/content/diningout

Haas, E. M. (2011, July 17). Role of potassium in maintaining health
hkpp.org/patients/potassium-health

Karalis, M. (2007, January 10). Ethnic dining for the renal patient
rsnhope.org/programs/kidneytimes-library/article-index/ethnic-dining-for-the-renal-patient/

Kidney disease and diet. (2014, April 17)
eatright.org/resource/health/diseases-and-conditions/kidney-disease/kidney-disease-and-diet

Kidney-friendly diet for CKD. (n.d.)
kidneyfund.org/kidney-disease/chronic-kidney-disease-ckd/kidney-friendly-diet-for-ckd.html

Kidney disease: High- and moderate- potassium foods. (2016, March 4)
eatright.org/resource/health/diseases-and-conditions/kidney-disease/kidney-disease-high-and-low-potassium-foods

Lehnhardt, A., &Kemper, M. J. (2011, March). Pathogenesis, diagnosis and management of hyperkalemia. Pediatric Nephrology, 26(3),377-384
ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3061004/

Mayo Clinic Staff. (2016, August 9). Chronic kidney disease: Overview
mayoclinic.org/diseases-conditions/chronic-kidney-disease/home/ovc-20207456

Mayo Clinic Staff. (2016, August 9). Chronic kidney disease: Symptoms and causes
mayoclinic.org/diseases-conditions/chronic-kidney-disease/symptoms-causes/dxc-20207466

Mayo Clinic Staff. (2014, November 25). High potassium (hyperkalemia): Definition
mayoclinic.org/symptoms/hyperkalemia/basics/definition/sym-20050776

Phosphorus and your CKD diet. (n.d.)
kidney.org/atoz/content/phosphorus

Potassium and your CKD diet. (n.d.)
kidney.org/atoz/content/potassium

Potassium: Tips for people with chronic kidney disease. (2011, September)
niddk.nih.gov/health-information/health-communication-programs/nkdep/a-z/nutrition-potassium/Documents/nutrition-potassium-508.pdf

Six steps to control high potassium. (n.d.)
kidney.org/content/six-steps-control-high-potassium

Your kidneys and how they work. (2014, May)
niddk.nih.gov/health-information/health-topics/Anatomy/kidneys-how-they-work/Pages/anatomy.aspx

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Haz tu cita hoy

Tu familia te necesita

Call Us 2239-4809
Ahora puedes revisar los resultados de tus exámenes de Laboratorio en lineaHaz click aquí
+